Cambios de temperatura provocarían infartos

Se debe evitar exponer el cuerpo a cambios bruscos y extremos de temperatura, pues el corazón es el único órgano que se puede electrocutar a sí mismo.

07/06/2011 8:54
AA

Cuando el calor es extremo, generalmente pensamos en tomar bebidas extra frías, de ser posible recién sacadas del congelador, pero esto representa un gran riesgo pues se puede provocar una reacción eléctrica que, literalmente, pude electrocutar al corazón y, con ello, provocar un infarto fulminante.

Así  lo explicó el doctor Roberto Argüero (*), cardiólogo adscrito al Hospital General, al referir que un infarto fulminante puede registrarse lo mismo en época de frío o de calor, es decir, la temperatura externa o del medio ambiente no influye en la actividad cardíaca; sin embargo, un brusco cambio interno sí puede ser de alto riesgo, pues el paso de bebidas heladas puede provocar una fibrilación ventricular, es decir una alteración en el ritmo de de los latidos del corazón.

Explicó: “Un individuo puede estar aparentemente bien, como el clásico fumador, y en época de calor tomar agua o cualquier líquido muy frío y al pasar por el esófago, que está pegado al corazón, se fuerza a un  cambio de temperatura que se retiene en el esófago y es entonces cuando cambia el comportamiento del metabolismo y muere súbitamente.

“Esto porque el corazón es el único órgano que se puede electrocutar por sí solo, es decir cambiar su corriente eléctrica a partir de regiones que modifican el comportamiento de la circulación y,  por ende, se altera el comportamiento de las células. Todos estos cambios dan  pauta al infarto al miocardio”.

Lo mismo ocurre cuando después de un baño de vapor, las personas se dan un regaderazo de agua helada, pues el organismo crea un estado de reacción anormal y esta puede ser causa de muerte.

“Es como si se hiciera una prueba de esfuerzo brutal y alguien con problemas de triglicéridos elevados, tabaquismo, o arterias dañadas, pone el corazón a trabajar a gran velocidad y esto crea una pérdida de equilibrio entre la oferta que puede ofrecer el corazón de bombear la sangre y  la mayor demanda de circulación que requiere el organismo ante este esfuerzo”, reseñó el también investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Hizo hincapié en que existen casos de excepción, como los de deportistas de alto rendimiento que son sujetos a baños calientes alternados con agua con hielo, sobre todo en casos de lesiones. Tampoco, apuntó, se deben “satanizar” el vapor o saunas, pero si se van a alternar con baños fríos, esto debe hacerse con cierta frecuencia, como una costumbre.

Deportes e infartos fulminantes
“Si quiere evitar el infarto, hágalo diario y no aplique el sábado olímpico en el que espera que con tres horas de  tenis o fut bol recuperar el tiempo de ejercicio no realizado en la semana, para luego tomar un baño de vapor y luego una bebida bien fría, porque con esto sólo expone a su corazón a una muerte súbita”, remarcó el doctor.

En cuanto a los casos de deportista, como jugadores de futbol, que han fallecido incluso dentro de la cancha por un infarto fulminante, el especialista apuntó que en ocasiones el corazón ha crecido anormalmente, pero la circulación se mantiene constante en los mismos niveles, entonces al no haber un crecimiento paralelo se genera esta irregularidad entre oferta de bombeo y la demanda de fluido de sangre que exige el organismo.

Esto pone en desventaja al corazón y es por ello que se registran casos de muerte fulminante, la cual se puede dar incluso cuando a un deportista veterano se ve obligado a realizar un esfuerzo mucho mayor cuando se pone a competir con jóvenes.

También están los casos de quienes se dedican a las pesas, pues llegan a cargar hasta 200 kilos y  la cantidad de consumo de energía del corazón  que se eleva en nanosegundos  (mil millonésima parte de un segundo).

“Lo mismo, reiteró el doctor,  es lo que pasa con el deportista de cada ocho días, que asoleado y mal entrenado,  puede morir porque el esfuerzo brutal al que somete a su cuerpo  pone en desventaja al corazón”.

(*) Dr. Roberto Argüero, cardiólogo adscrito al Hospital General e investigador de la UNAM; integrante del Sistema Nacional de Investigadores; Academia Nacional de Medicina, Sociedad de Cirujanos de EU y de la Academia Europea.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: