Caminar fortalece circuitos cerebrales

Tras realizar una caminata, las redes cerebrales logran una mayor y mejor conexión, lo cual mejora la memoria, atención y otros procesos cognitivos.

14/09/2010 8:55
AA

Entre los ejercicios más recomendados por las autoridades médicas, se encuentra el de caminar, pues con tan sólo 30 minutos diarios es posible mantener una buena condición física y evitar la obesidad.

Esta es la causa principal por lo que la Secretaría de Salud ha recomendado que se realice este ejercicio aeróbico tanto en escuelas e incluso en oficinas; pero lo mejor es que ahora se ha descubierto que también fortalece al cerebro.

Así lo demostró un estudio realizado en  la Universidad de Illinois, el cual reveló que caminar puede fomentar la conectividad de los circuitos cerebrales, que tiende a reducirse a medida que van apareciendo las canas.

El responsable de esta investigación, doctor Arthur F. Kramer, aseveró:  “Los patrones de conexión disminuyen a medida que envejecemos. Las redes no están tan bien conectadas para apoyar las cosas que hacemos, como conducir. Pero encontramos que tras un ejercicio aeróbico, las redes se vuelven más coherentes”.

Esta investigación, publicada en la revista Frontiers in Aging Neuroscience, se aplicó a 70 adultos de entre 60 y 80 años durante 12 meses.

Un grupo de estos ejercitaba estiramiento, tonificación y pesas servía como control frente al que evaluar a quienes anteriormente eran sedentarios.

Arthur F. Kramer explicó: “Los individuos en el grupo que caminaba, el grupo de ejercicio aeróbico, obtuvieron lejos los principales beneficios y no sólo físicos. También medimos la función cerebral”.

El equipo de investigación usó las imágenes de la resonancia magnética funcional para examinar las conexiones cerebrales. Un grupo de personas entre 20 y 30 años también fue usado para contrastar los datos.

“El grupo de ejercicio aeróbico también mejoró en memoria, atención y en una serie de procesos cognitivos; a medida que los mayores del grupo que caminaba adquirían mejor forma física, la coherencia entre las diferentes regiones de la red se incrementó y se volvió similar a la de los veinteañeros”, explicó Kramer.

Aclaró que  los resultados no se dieron de la noche a la mañana. Los efectos en el grupo que caminó se vieron sólo después de que hicieran el ejercicio durante 12 meses. Las pruebas en los seis primeros meses no arrojaron una tendencia significativa.

Los hallazgos no son una sorpresa para la doctora Lynn Millar, experta del American College of Sports Medicine, que dijo que pese a que caminar puede parecer una actividad sencilla, el cerebro está trabajando para integrar la información de muchas fuentes diferentes.

“Cuando caminamos integramos los datos visuales, los de audición, además de los procedentes de articulaciones y músculos en referencia a dónde está el pie, cuánta fuerza es necesaria y cosas así”, dijo Millar, profesora de terapias físicas en la Universidad Andrews, en Michigan.

“Es ese viejo concepto: si no lo usas, lo pierdes”, dijo. “Para que algo sea beneficioso, debemos hacerlo repetidamente, y caminar es una actividad repetitiva”, añadió.

Millar, autora del “Plan de acción para la artritis”, indicó que aunque algunos cambios son inevitables con la edad, no tienen que producirse tan rápido como se dan en algunas personas.

“Sabemos que el tiempo de reacción se ralentiza con la edad, pero la actividad es un gran modificador”, dijo.

Kramer, que también trabaja con el ejército y con personas con minusvalías, continúa trabajando en interceder en los efectos negativos del envejecimiento con las opciones de estilo de vida.

“Estamos interesados en la comprensión de la plasticidad cerebral pero también en hacer algo al respecto”, dijo. “Podemos esperar a la pastilla maravillosa o podemos hacer algo ya”, añadió.

(Con información de Reuters Health).
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: