publicidad

Otros

Fibromas en mamas, ¿por qué aparecen?

Se trata de tumores benignos que aparecen en los senos y que muchas veces se confunden con tumores cancerígenos.

  • 17/08/2013
  • 19:22 hrs.
Un fibroma o fibroadenoma, es un tumor no canceroso (benigno), que se desarrolla en los senos o glándulas mamarias de las mujeres al menos una vez en la vida, indicó el oncólogo, Eduardo Maafs.
Principalmente aparecen en las mujeres jóvenes, ya que los estrógenos son los que favorecen la proliferación de algunas de las células de la glándula mamaria, por eso, es menos frecuente en mujeres de edad avanzada, agregó.


A diferencia de los tumores malignos, el especialista dijo que los fibroadenomas al tacto son firmes y de superficie lisa, además de que su crecimiento por lo general se detiene hasta los tres centímetros de grosor.


Sin embargo, expresó Maafs que “una paciente nunca debe dar por hecho que tiene un fibroma sin visitar a un médico”, pues debe antes “someterse a estudios como mastografías, ultrasonidos y de ser necesario a una biopsia (extracción de tejido), para verificar que no sea un tumor cancerígeno el que tienen”.


Los fibromas también llegan a confundirse con “tumores quísticos”, los cuales igualmente son benignos, sin embargo, estos últimos no son firmes, pues tienen líquido. Y al igual que con los fibroadenomas, no necesitan ser operados, pero si están causando problemas por su crecimiento, basta con que se les extraiga el líquido, dijo el médico.


Sobre la prevalencia de los fibromas, el oncólogo comentó que “la mayoría de las mujeres desarrollarán en toda su vida al menos un fibroadenoma, pero hay en algunas otras que son múltiples y pueden presentarse en ambas glándulas mamarias”. Y que no se detectan fácilmente porque no causan síntomas.


Asimismo, refirió que existen tres tipos diferentes de fibroadenomas, el común, que crece 3 centímetros y detiene su crecimiento; el juvenil, que puede crecer hasta alcanzar varios centímetros de tamaño y el del tipo gigante, que puede alcanzar varios centímetros de tamaño y los vemos en mujeres en edad premenopáusico.


En el caso de los hombres, indicó Maafs que no hay un factor hereditario conocido para la aparición de fibromas. Y que la glándula mamaria del varón puede presentarlos, pero “son muy pocos los casos”.


Por el momento “no existe una estadística precisa de la patología, ya que es benigna, por tanto, el interés y los recursos están dirigidos a cáncer de mama, pero si sabemos que es el tumor benigno más frecuente en la glándula mamaria, dijo el especialista.


Ante el diagnóstico de un fibroadenoma, dijo Maafs que no es necesario operarlo, y que de querer quitarlo, no es una intervención dolorosa, que afecte mucho, puesto que no necesita extraerse más tejido que el mismo fibroma.


El especialista concluyó en que “la mujer debe revisarse los senos una vez al mes, pero no porque pretendamos los médicos  que sepa diagnosticar un fibroma y un tumor cancerígeno, sino que sepan identificar cuando aparece en sus senos algo nuevo que no debería estar.



(*) Eduardo Maafs, oncólogo, miembro de la Asociación Mexicana de Mastología, A.C.


 

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad