Cartas revelan estado emocional de Darwin

En una misiva, el botánico compara su teoría de la evolución, en el que las especies no son inmutables, con la confesión de un asesinato.

27/03/2013 12:59
AA

Una colección de mil 400 cartas personales de Charles Dawin, autor de la teoría de la evolución, que se encuentran en manos del Proyecto de Correspondencia de Darwin de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, revelan los diversos estados emocionales del científico.

Las cartas están dirigidas a su amigo, el botánico Joseph Hooker, con quien, además de ir desarrollando algunas de sus ideas científicas, hay aportes personales.

Una de las cartas que más conmueven por su toque personal, es la fechada en 1876, en donde Darwin relata a su amigo las emociones que lo embargaron tras la muerte de su nuera, la cual tuvo convulsiones durante el parto de su nieto:

“Es un consuelo inefable el que no haya sufrido ni sabido que se iba para siempre del lado de su amado esposo. Ha sido un golpe más amargo para todos nosotros”, escribió Darwin.

Darwin y Hooker se conocieron cuando eran jóvenes, después de haber realizado diversos viajes: Darwin a las Islas Galápagos a bordo del Beagle, Hooker a la Antártica, y posteriormente tomaron caminos separados, aunque su amistad se reforzó por medio de los cientos de cartas que se enviaron.

De acuerdo con Paul White, editor e investigador del Proyecto de Correspondencia Darwin, las cartas abren un panorama real hacia la vida emocional de Darwin, ya que se trata de “un maravilloso conjunto de documentos no sólo sobre la ciencia victoriana sino sobre los vínculos sociales que se podrían haber forjado en la correspondencia, y los lazos emocionales que pudieran derivarse entre dos hombres”.

La relación epistolar entre Hooker y Darwin fue aprovechada por este último para difundir sus ideas científicas, ya que mientras el primero tenía un puesto público, Charles Darwin había decidido pasar una vida de soledad.

Uno de los pasajes más impresionantes de las cartas, es cuando Darwin comunica sus ideas sobre la teoría de la evolución, lo que mostraba la confianza que había entre ellos, aunque con algo de temor: “Por fin vinieron los destellos de luz y estoy casi convencido (contrariamente a mi opinión inicial) que las especies no son (esto es como confesar un asesinato) inmutables”.

White señala que un rasgo interesante de las cartas es la diferencia de personalidades de cada uno de los científicos, ya que mientras Hooker era “irascible y chismoso”, Darwin “era más reservado, actuaba con formalidad y cortesía. Pero probablemente fue gracias a esto que expresó cosas que no habría expresado de otra manera”. (Con información de BBC)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: