Casco podría evitar pérdida de cabello por quimioterapia

Mitad de las pacientes que utilizaron este sistema, seguían teniendo una importante cantidad de pelo después de haber recibido cuatro ciclos de quimioterapia

14/12/2016 11:44
AA

Entre el 48% y el 51% de los pacientes seguían teniendo una buena cantidad de pelo tras cuatro ciclos de quimioterapia.

Uno de los tratamientos más extendidos para los enfermos de cáncer es la quimioterapia, la cual produce importantes efectos secundarios en los pacientes. Muchos de estos cambios se producen en el físico, siendo muy visible la caída de cabello. Un nuevo estudio realizado en Estados Unidos durante el último año ha demostrado que el uso de un casco refrigerado disminuye notablemente la pérdida de pelo en los pacientes durante la quimioterapia.

Estudio hecho en 95 pacientes

Estos datos han sido presentados por el Baylor College of Medicine de Houston. Han analizado a 95 pacientes de cáncer de mama. Del total, entre un 48 y un 51% de las pacientes que utilizaron este sistema, seguían teniendo una importante cantidad de pelo después de haber recibido cuatro ciclos de quimioterapia.

Por el contrario, analizaron a 47 pacientes que no habían utilizado el casco refrigerado: el 100% perdió completamente el cabello.

Para el análisis participaron personas independientes que no sabían qué pacientes habían usado este sistema. De esta manera, se podía evaluar de una forma más exacta la pérdida y cantidad de cabello que tenían los enfermos.

Baja la temperatura hasta los 18 grados

El funcionamiento de este sistema consistió en colocar el casco en las pacientes media hora antes de recibir el tratamiento y se mantuvo una hora y media después del mismo. Gracias a esto se consigue que la temperatura en el cuero cabelludo se reduzca hasta los 18 grados centígrados y con esto se logra que haya un menor flujo sanguíneo en la zona, por lo que llega así una menor cantidad de fármacos.

El motivo por el cual los pacientes que reciben quimioterapia sufren caída de pelo es porque este fármaco ataca directamente a las células que se dividen rápidamente, entre las que se encuentran las del cabello. Gracias a esta técnica, la quimioterapia no llega en la misma cantidad a estas células, por lo que evita así dañarlas en exceso y prevenir la caída del pelo en cierta cantidad.

El cáncer, por desgracia, es una de las enfermedades que más muertes causa en todo el mundo cada año. Los avances, aunque continuos, son insuficientes. Al menos cosas como estas ayudan a los pacientes y son un hilo de esperanza para seguir luchando contra una cura definitiva. Hace unas semanas ya escribimos sobre el primer nanorrobot dirigido por luz que es capaz de transportar el fármaco de forma más precisa para tratar diferentes tipos de cáncer o, más recientemente, el uso de setas alucinógenas para ayudar a combatir la enfermedad.

(Con información de 20 minutos)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: