Tu cerebro puede dejar de responder mientras usas el GPS

Actividades relacionadas con la memoria y navegación lo comprobaron

27/03/2017 12:16
AA

La tecnología como herramienta de comunicación es tan popular como el de ubicación, y es que gracias a estos medios ya no nos preocupa el perdernos o no saber llegar a un lugar.

Pero como todo, también tiene un punto en contra, el Sistema de Posicionamiento Global (GPS) que nos ayuda a localizar los lugares por calles apaga zonas del cerebro, que sin este navegador satelital, se activarían para simular diferentes rutas, de acuerdo con un estudio publicado en la revista Nature.

No hagas perezoso a tu cerebro

La investigación realizada por University College, contó con 24 voluntarios cuyos cerebros fueron analizados mientras deambulaban por una simulación digital del londinense barrio del Soho.

Los expertos analizaron su actividad en el hipocampo, una región del cerebro relacionada con la memoria y la navegación, y la corteza prefrontal, otra región encargada de la planificación y la toma de decisiones.

De esta forma se dieron cuenta cuando los voluntarios no se valían de un navegador por satélite, su hipocampo y la corteza prefrontal tenían picos de actividad cuando se adentraban en nuevas calles.

Esta actividad cerebral se incrementaba aún más cuando el número de opciones aumentaba, en cambio, no se observó ningún cambio en las actividades cerebrales cuando los voluntarios seguían las instrucciones del GPS.

El estudio además desveló que al pasar por lugares donde convergen varias calles mejora la actividad en el hipocampo, mientras que esta no presenta apenas variación al adentrarse en un callejón sin salida.

El profesor Hugo Spiers, uno de los autores, explico que los resultados de su observación ratifican que “cuando la tecnología nos está diciendo a donde tenemos que dirigirnos, estas partes del cerebro directamente no responden”. Lo que apaga el interés en las calles que nos rodean.

El equipo analizó algunas calles de grandes ciudades del mundo, para averiguar en cual es más fácil orientarse. Determinaron que Londres es una de las ciudades más arduas en este sentido, mientras que Manhattan, Nueva York  requiere mucho menor esfuerzo mental por su formato de calles recta.

Experimentos anteriores 

Experimentos anteriores, realizados por la misma universidad mostraron que el hipocampo de los taxistas de Londres se expandía a medida que memorizaban las calles y paisajes de la capital británica y, en cambio, aquellos que utilizaban el GPS no presentaban mejora en este aspecto, limitando así su conocimiento de las calles de la ciudad.

Ahora cuando vuelvas a utilizar el GPS intenta estar más atento en las calles, algún día podrías quedarte sin pila y no saber cómo llegar.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: