“Chatarra” en escuelas sí es un negocio: SEP

Deja la venta de botanas, pastelitos y refrescos 40 mil millones de pesos al año, estima la Secretaría de Educación Pública.

09/07/2010 9:41
AA

En las primarias y secundarias del país, los niños gastan al año 40 mil millones de pesos en la compra de productos en las tiendas escolares, de esa cantidad, un 20% (8 mil millones de pesos) va a cada escuela y se utiliza en la construcción, remodelación y mantenimiento de los planteles, señaló Juan Martín Martínez, director de Desarrollo de la Gestión de Innovación Educativa de la Secretaría de Educación Pública.

Los datos se desprenden de estudios y encuestas realizadas por la dependencia, que encontró que 84% de los niños desayunan en su casa, antes de ir a la escuela, una parte lleva además un refrigerio adicional y menos de la mitad de los estudiantes llevan entre 10 y 15 pesos diarios para gastar en la escuela.

Refrescos, tortas, dulces y frituras, prefieren los niños al momento de hacer sus compras a la hora del recreo y agregó que los datos estimados sobre los ingresos en las tiendas escolares, señalan un ingreso anual de entre 30 y 40 mil millones de pesos en conjunto en las primarias y secundarias.

El funcionario participó en el Segundo Encuentro Nacional de Padres y Madres de Familia, donde explicó que la intención de la SEP no es evitar que los niños consuman productos de las tiendas escolares.

“Reconocemos que de ahí sale dinerito para las cuestiones operativas de los mismos planteles. Lo que nosotros apoyamos es que expendan alimentos saludables”.

Juan Martín Martínez dijo que la SEP está dispuesta a dialogar con la industria de alimentos y bebidas sobre los lineamientos que regularán la venta de “comida chatarra” a partir del próximo ciclo escolar que inicia a finales de agosto, con el propósito de combatir la obesidad infantil.

“Nuestra postura es de colaboración y de poner sobre la mesa datos duros sobre la obesidad y del porqué es necesario dar un giro en las prácticas de consumo de las escuelas”, mencionó.

También señaló que la industria de botanas, pastelitos y refrescos ha insistido en que la venta en las escuelas  significan un porcentaje menor de sus ganancias totales, a lo que la SEP contesta “si no les afecta, acepten la regulación y colaboren”. Explicó que están tratando de conciliar pues en varios puntos la industria está en desacuerdo, “aunque no es un rechazo total”.

En abril la Cámara de Diputados aprobó una ley para frenar el consumo de alimentos chatarra en las escuelas.  A finales de mayo las secretarías de Salud y de Educación acordaron un anteproyecto para limitar la venta de frituras y dulces en los colegios.

En el reglamento quedaron prohibidos refrescos, alimentos fritos, leches enteras y azucaradas, entre otros. Aguas y jugos no industrializados serán las bebidas permitidas.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: