El food truck atendido por chicos con síndrome de Down

Morfables 21 es un proyecto con un año de vida, pero ha estado presente en Festivales

01/03/2018 1:07
AA
chicos con síndrome de down

Cuando sabes lo que quieres no encuentras impedimento para lograrlo, como Fiama y sus amigos son chicos con síndrome de down que trabajan en un foodtruck.

Cuando sabes lo que quieres no encuentras impedimento para lograrlo, como Fiama y sus 11 amigos son chicos con síndrome de down quienes trabajan en un foodtruck.

En el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, te gustará conocer la historia completa de estos chicos que no se detienen, para lograr sus sueños.

El food truck atendido por chicos con síndrome de Down

Fiama, una joven con síndrome de Down, quien durante un paseo por el hipódromo de Palermo, señaló uno de los foodtrucks que la rodeaban y dijo: “Eso quiero”. De tal forma que surgió la idea de un foodtruck manejado por Fiama y otros jóvenes con síndrome de Down, claro, apasionados por la gastronomía.

También puedes ver: Primera clínica de Síndrome de Down en CDMX

11 amigos de Fiama, junto con ella, trabajan en un camión para vender comida al paso liderado por ellos con el nombre “Morfables 21”.

Su madre Adriana, con el proyecto en mano, se comunicó con el vicejefe porteño, Diego Santilli, quien la contactó con la Dirección General de Desarrollo Gastronómico para darle curso a la iniciativa.

Hacer el sueño realidad de estos jóvenes tuvo sus pruebas de error, así como aprender a poner “límites a los chicos”, sin embargo “lo único que teníamos eran muchísimas ganas”, conto Adriana a LA NACION.

El menú de “Morfables 21” consiste de pizza en conos, tacos y pinche, entre otras de delicias que su madre les enseñó a preparar.
chicos con síndrome de down

El proyecto ha participado en festivales 

La venta de estos alimentos se ha estado haciendo durante un año, durante los fines de semana. Pese a tener poco tiempo de vida este proyecto, ya ha participado en Buenos Aires Market 2017 y en el Festival Apetito, entre otras ferias.

Con ayuda de la mujer que creyó en ellos, han podido mejorar, antes ella les ayudaba, pero ahora pueden hacerlo solos. Además han logrado un sistema, donde se dividen en grupos de tres y a cada grupo le toca un día para atenderlo.

“Ojalá Morfables 21 se pueda replicar y así generar más puestos de trabajo”.

Para Agustina Segnati y Juan Pablo Piccinini, quienes trabajan en este foodtruck, les encanta estar ahí porque pese que estudiaron gastronomía, no podían ejercerlo.

“Es un trabajo lindo para mí, me encanta atender a la gente. Quiero tener mi plata para pagar cualquier cosa”, detalló Alan Rodríguez, otro trabajador “Morfable”


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: