Ciegos perciben objetos a base de sonidos

Lentes “Eye 21” una de las herramientas más avanzadas para permitir a los invidentes “ver” objetos que los rodean o aproximan

02/08/2011 8:12
AA

Tener un hijo sin el sentido de la vista o vivir la pérdida de este, es uno de los mayores temores de las personas quienes ven con asombro como los invidentes lograr superar esta falta, pero ahora el avance de la ciencia ha permitido diseñar los lentes “Eye21”, cuya peculiaridad es la de permitirles “ver” los objetos en su entorno.

El científico Guillermo Peris Fajarnés explica cómo funcionan estos lentes: “El sistema está basado en la transformación de información visual en puntos de sonido que la persona detecta como si estuvieran en los objetos”. Jorge lo explica con un ejemplo sencillo: “Si suena un clack a la izquierda, es que hay algo a la izquierda, y si suena en el centro es que está justo delante de mí”.

Jorge Tomás, estudiante de la Universidad Jaime I, es el primer joven en utilizar una herramienta que nunca suplirá al bastón, pero con el tiempo y un buen entrenamiento le permitirá hacer muchas más cosas que sortear obstáculos.

Acorde al investigador, durante el entrenamiento “el ángulo de visión que obtiene el usuario se encuentra en una banda de 60 grados en horizontal y 10 en vertical”.

La visión se ampliará y adaptará paulatinamente a las necesidades de cada usuario: “El sistema tiene módulos de siete sonidos en adelante. Se puede adaptar para que quien lo utiliza reconozca, por ejemplo, el plato y los cubiertos cuando se siente a la mesa”.

En estos momentos, el dispositivo “Eye21”, que acaba de ser reconocido con el Premio Vodafone a la Innovación en Telecomunicaciones, es capaz de ofrecer muchas más prestaciones de las que puede aprovechar una persona que no ha recibido entrenamiento.

En el futuro, Jorge y el resto de los usuarios podrán distinguir, entre otras cosas, los colores y podrán incorporarse en el sistema funciones de reconocimiento de texto y texturas.

De momento sólo se escucha un clack, pero se irán incorporando más sonidos, de tal forma que la aproximación de un vehículo a gran velocidad se distinga de otros elementos mediante un pitido agudo. El invidente también podrá hacer peticiones a la máquina, como que busque su móvil, o que le diga la identidad de un compañero de universidad que se está acercando, cuya ficha habrá sido previamente introducida en una base de datos en el ordenador.

El equipo que dirige Guillermo Peris Fajarnés ya elaboró hace algunos años un prototipo en colaboración con otras instituciones y con financiación europea. “Esa versión no podía fabricarse en serie porque no era rentable», explica. Además, era un sistema «muy aparatoso”. En cambio, el nuevo diseño es totalmente portátil.

El investigador recalca que se ha realizado un proceso de reingeniería y la electrónica que se ha empleado es completamente distinta, pero reconoce que la base conceptual es la misma. Por lo tanto, aunque todavía hay que hacer pruebas con diferentes sujetos, ya existen estudios que demuestran que este tipo de aparatos funcionan. En el fondo, lo que ocurre es que nuestro cerebro está preparado de forma natural para enfrentarse al reto de transformar sonidos en imágenes.

(El mundo.es)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: