Científicas mexicanas que trabajan por la salud

La curiosidad impulsa el trabajo de cuatro científicas mexicanas, expertas en bioquímica, biomedicina y farmacología

08/03/2016 5:20
AA

A ellas las mueve la curiosidad. Trabajan en diferentes áreas, pero tienen en común la pasión por su trabajo, la constancia y el compromiso. Susana López Charretón, Ana María López Colomé, Victoria Chagoya y Patricia Ostrosky son algunas de las científicas mexicanas que encontraron en el laboratorio la solución a algunos problemas de salud.

En el Día Internacional de la mujer, repasamos su historia y sus logros.

La mujer que secuenció el rotavirus

Ganadora del premio L’oreal-UNESCO 2012 “La mujer en la ciencia”, Susana López Charretón lleva casi 30 años estudiando el rotavirus, como investigadora del Instituto de Biotecnología de la UNAM.

Su laboratorio fue el primero en el mundo en secuenciar un gen viral del rotavirus. Lo hizo en la época en que la secuencia se hacía a mano, por lo que invirtió dos años de su doctorado en hacer este trabajo.

Su primera labor en esta área fue en la epidemiología, para identificar cuántos niños lo padecían. El rotavirus mata alrededor de medio millón de niños al año en el mundo.

Susana López Charretón cursó la maestría y doctorado en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, donde se incorporó a trabajar como investigador asociado C, años después es la titular de un laboratorio que dirige actualmente en el Departamento de Genética del Desarrollo y Fisiología Molecular.

La investigadora ha estudiado cómo el virus reconoce las células del intestino a las que se puede adherir y luego se enfocó en saber cuáles con las armas que utiliza la célula contra el rotavirus y cómo éste logra invadirla.

“Normalmente estamos rodeados de virus por todos lados y la células en general ganan, pero cuando el virus gana es cuando nos enfermamos”.

Existe una vacuna contra el rotavirus, la cual debe ser aplicada a todo niño menor de dos años, que son a quienes principalmente afecta, este padecimiento se adquieren por contaminación fecal-oral; es muy infeccioso y causa severos episodios de vómito y diarrea.

La respuesta está en la química

Para Ana María López Colomé, doctora en bioquímica egresada de la UNAM, la respuesta a algunas preguntas esenciales de la vida está en la química, ciencia que nos puede explicar desde cómo funciona una célula, hasta qué es el amor, por qué nos enfermamos o a que se deben nuestras reacciones emocionales.

Investigadora del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, ha obtenido diversos galardones por su trabajo en la ciencia, entre ellos el L’oreal-UNESCO 2002, que cada año se entrega a una mujer de cada continente.

La doctora en bioquímica ha dedicado gran parte de sus más de 40 años de carrera a estudiar las células que forman la retina, para poder explicar cuáles son y cómo funcionan las señales químicas que las estimulan y que nos hace percibir una imagen.

También estudia la mutación celular que da origen a enfermedades que van desde la ceguera hasta el cáncer. Y sus investigaciones han sido impulsadas por su curiosidad. “Quizá ésa sea una de las principales características de los científicos”.

López Colomé ha formado parte de los consejos editoriales de revistas especializadas como l Journal of Neuroscience Research y Molecules.

Científica de corazón

El Instituto de Fisiología Celular de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), alberga a varias mujeres entusiastas que trabajan en pro de salud, entre ellas Victoria Chagoya, una decana de la investigación que ha estudiado la cirrosis experimental y remodelación hepática, la remodelación estructural y funcional del corazón, después de infarto experimental o insuficiencia cardiaca.

Victoria Chagoya, doctora en bioquímica, desarrolló en 2003 junto con su equipo de trabajo, un medicamento que detiene el daño hepático. Once años después, demostró que ese mismo fármaco evita los procesos inflamatorios asociados a otras enfermedades, como el cáncer.

Con este fármaco, ganó el segundo lugar del Programa de Fomento al Patentamiento y la Innovación. Otros reconocimientos que ha recibido son: el Premio de la Academia Nacional de Medicina “Doctor Eduardo Liceaga”, en 1974, y el Premio a las Mujeres Mexicanas Inventoras e Innovadoras, en Junio de 2007.

La mujer experta en genes y farmacología

Maestra en Genética Humana y Doctora en Farmacología, Patricia Ostrosky fue la primera en identificar la importancia de las respuestas individuales a xenobióticos y es pionera en la farmacogenética.

Miembro de la Academia Mexicana de Ciencias y de la Academia Nacional de Medicina, Ostrosky ha centrado su trabajo en la interacción entre los genes y el medio ambiente, y los efectos en la salud.

Fundadora del Departamento de Medicina Genómica y Toxicología Ambiental del Instituto de Investigaciones Biológicas, pertenece a los consejos editoriales de las revistas científicas Mutation Research, Archives of Medical Research, Veterinaria y Cancerología.

Revisora de Carcinogenesis y del International Journal of Cancer, entre varias otras, ha recibido diversos premios, destacando en 2005 el “EMS Student Educator Award” otorgado por Environmental Mutation Society y el Premio Heberto Castillo en 2007 recibiendo la medalla “Ricardo Miledi” en la categoría Salud, Biotecnología y Medio Ambiente, otorgado por el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal.

(Con información de la UNAM y la revista ¿Cómo ves?)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: