Cinco formas de controlar una discusión de pareja

En ocasiones las discusiones son necesarias pero hay que saber cómo tratarlas

20/10/2016 4:03
AA

Las discusiones en una relación amorosa son inevitables, pero en ocasiones necesarias.

Aunque discutir no sea agradable, es benéfico porque ayuda a fortalecer la relación, analizar los problemas que se estén teniendo y a controlar las emociones y sentimientos.

Sin embargo, en ocasiones pueden salirse de control, ocasionando que alguno de los dos salga lastimado.

Por ello,  es importante saber discutir con la pareja y la mejor forma de hacerlo es siguiendo los siguientes consejos.

Comprende que no es una competencia

Lo más importante es que debes comprender que una discusión es para tratar un problema, no una competencia que debes ganar.

Todas las opiniones son importantes y aunque no estés de acuerdo con algunas, no debes tratar de imponer tus ideales.

Recuerda que en una discusión debes saber negociar, conceder y usar la razón de forma inteligente.

No discutas en el momento del conflicto

Cuando exista un problema, evita discutir porque sólo te bloquearás, no expresarás lo que sientes y puedes tener actitudes agresivas como gritar o decir cosas hirientes.

Lo ideal es dejar enfriar el problema y reflexionar sobre las posibles soluciones.

Cuando las cosas se hayan calmado, habla con tu pareja de manera respetuosa y en un ambiente tranquilo.

Deja que tu pareja se desahogue

Si tu pareja es quien comienza la discusión, deja que expresé todo lo que tiene guardado y evita decir algo hasta que termine.

Si interrumpes, puedes enojarte y comenzar a decir cosas inapropiadas que pueden agravar la situación.

Al terminar, coméntale lo que piensas y apórtale alternativas para arreglar el problema.

Acepta tus errores

No siempre vas a tener la razón ni tu pareja es la mala en la relación.

Admite que el problema pudo deberse a un error tuyo o dijiste algo que no debías.

Aprende a pedir perdón y a no repetir tus acciones.

Busca un punto medio

En ocasiones es bueno ceder ante una discusión, pero no siempre porque reprimirás lo que sientes y piensas.

Por ello, es importante que busquen un punto medio para que ninguno de los dos salga lastimado.

No olvides que todo tiene solución, sólo se trata de buscar la mejor opción en pro de la relación.

En caso de que no lo puedan resolver, busquen la ayuda de un especialista.

(Con información de familias.com)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: