Cinco métodos para combatir los calambres

Si llegas a tener un calambre, lo primero que debes hacer es estirar y masajear la parte afectada para que se relaje.

10/08/2015 2:56
AA

Cuando se presenta un calambre muscular, es porque uno o varios músculos se contraen y no pueden relajarse con el movimiento, por lo que puede existir dolor y éstos pueden presentarse por distintas causas:

Hacer ejercicio sin tomar agua
Tener bajos niveles de minerales como potasio o calcio
Problemas de la circulación sanguínea
Hacer esfuerzos indebidos
 
Los calambres pueden atacar distintas partes de cuerpo, especialmente los brazos, piernas, pies o tobillo, y en algunas ocasiones puede afectar también al útero, los intestinos o las vías urinarias.
 
Si llegas a tener un calambre, lo primero que debes hacer es estirar y masajear la parte afectada para que se relaje. Posteriormente, es recomendable hacer alguno de los siguientes remedios naturales para que alivies por completo el problema.
 
1.Mantente hidratado: cuando estás deshidratado, eres más propenso a sufrir contracciones y tensión muscular porque el cuerpo no está recibiendo el liquido necesario para trabajar óptimamente. Si estás haciendo ejercicio, toma agua constantemente.
 
2.Consume bicarbonato de sodio: uno de los beneficios de este producto es que ayuda a tratar varios dolores, entre ellos los calambres, ya que neutraliza el ácido que se acumula en los músculos que pueden causar los calambres. Mezcla una cucharadita en un vaso de agua y tómalo lo más pronto posible después de que se presente la molestia.
 
3.Haz ejercicio: cuando nos ejercitamos, nuestros músculos se tonifican y fortalecen por lo que el riesgo de que se contraigan es menor. Ejercicios como natación, trotar, montar en bicicleta o subir y bajar escaleras, son algunos de los más recomendados.
 
4.Sales de Epsom: Esta sal tiene grandes cantidades de magnesio, lo que ayuda a mantener músculos fuertes y sanos además de que elimina las toxinas acumuladas en el organismo. Para tomarlo solo mezcla una tasa de sales en agua caliente por media hora. Tómalo en cuanto comience el calambre y verás que rápidamente el dolor se irá.
 
5.Toma jugo de pepino y apio: gracias a sus compuestos de antioxidantes y vitaminas, el cuerpo se llena de energía y responde favorablemente a la actividad física, disminuyendo el riesgo de contracciones. Para prepararlo solo necesitas un manojo de apio, ½  pepino y 200 ml de agua.
Comienza pelando y cortando en trozos el pepino y después licúalo con el apio. Sirve y tómalo antes de iniciar cualquier actividad física.
 
(Con información de Mejor con Salud)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: