Cinco mitos sobre la influenza

La vacuna para prevenir es el principal miedo, sin embargo, es el mejor método

10/11/2016 3:53
AA

Con la temporada invernal se incrementan los casos de influenza, sobre todo al final del año e inicio del siguiente, por lo que es necesario tomar medidas de prevención. En lo que va del 2016, se han registrado cerca de 1400 casos.

Sobre la influenza se tienen muchas creencias en relación a la prevención, efectos y tratamiento que generalmente no son ciertos y que sólo causan confusión e incluso, sufrir complicaciones por el mal control de la enfermedad.

El Dr. Jorge Baruch Díaz Ramírez, Director de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero (CAPV) de la UNAM, explica que la vacunación siempre ha sido el mayor miedo de los ciudadanos, pero que realmente es el mejor recurso para prevenir enfermedades como es el caso de la influenza.

“En el caso especifico de la influenza, hay dos obstáculos para la vacunación: uno es el desconocimiento, la ignorancia de que es necesaria la vacunación, y el otro es el miedo a los efectos indeseables por la vacunación, lo que también surge por desinformación”, explica

En este sentido, el Dr. Rodrigo Romero Feregrino, Secretario de la Asociación Mexicana de Vacunología (AMV), enfatizó que es importante abrir foros para informar y concienciar sobre la importancia de prevenir y tratar correctamente la influenza.

Como parte de la campaña “Embajadores por la vacunación”, que cuenta con la participación del cantante Benny Ibarra, los médicos, junto con el Dr. Enrique Eduardo Rivas Merelles, aclararon la verdad de cinco mitos comunes que pueden poner en riesgo la salud.

La vacuna no es para todos

El Dr. Romero aclara que todas las personas, sin importar su edad, deben aplicarse la vacuna, pues todos somos susceptibles de enfermar.

Si bien es cierto que hay grupos más vulnerables, no quiere decir que los demás no la necesitan.

“La vacuna está indicada para todos los que tengan más de seis meses de edad y más para las personas que tienen algún riesgo, por ejemplo, las embarazadas”, dijo.

Añadió que una falsa creencia es que las mujeres embarazadas no deben aplicarse la vacuna porque puede afectar al bebé, sin embargo, no vacunarse puede provocar complicaciones e incluso la muerte.

La vacuna es dañina

Los especialistas indicaron que creer que la vacuna daña la salud o que puede provocar la influenza, es un grave error.

“Hay una inagotable fuente de evidencia científica que muestra que la vacuna es efectiva en la prevención de la enfermedad. Es costo-efectiva, porque se gasta menos en la prevención que en atenderla”, dijo el Dr. Díaz

El Dr. Romero detalla que la vacuna es necesaria en la época invernal porque en ese periodo, el frío paraliza el mecanismo que tenemos para sacar los microorganismos, causando que la influenza y otros microorganismos ingresen con mayor facilidad al organismo.

Cada año se pone la misma vacuna

La vacuna se prepara con base en las cepas que vayan a estar presentes en la temporada, por lo que se debe aplicar cada año.

“En el hemisferio norte se decide cuatro o cinco meses antes de la temporada, algo similar en el hemisferio sur. Cada año cambia la composición de la vacuna además de que los anticuerpos que generamos, duran entre siete y nueve meses. Después de ese tiempo, hay que poner otra dosis”, mencionó el Dr. Díaz.

El Dr. Rivas añadió que la composición de la vacuna, no depende del laboratorio que la comercialice, sino que la Organización Mundial de la Salud (OMS) es quien define la cepa que se incluirá para el hemisferio norte y sur.

“No es porque una sea diferente de la otra, sólo cambia por los hemisferios. En ambos es igualmente efectiva y segura”, dijo.

La vacuna no es el único método de prevención

Aunque existen métodos que ayudan a reducir el riesgo, la vacuna es la mejor, indicó el Dr. Romero.

“Podemos decirles que se laven constantemente las manos, que eviten el contacto con mucha gente, estornuden en el antebrazo, todo lo que se ha dicho, pero eso disminuye muy poco el riesgo. La verdadera efectiva es la vacunación”, dijo.

Una situación donde es importante la vacunación es cuando se va a ir de viaje, indicó el Dr. Díaz

La inmunidad en el organismo se comienza a desarrolla cuatro o seis semanas después de la dosis, por lo que si se va a viajar, se debe aplicar 14 días antes.

A esto, el Dr, Romero añadió que existen dos tipos de vacuna: la hecha de huevo y la recombinante. La primera se aplica a partir de los seis meses y la segunda después de los 18 años.

Aunque parezcan diferentes, son igual de efectivas y no generan ningún riesgo, resaltó.

Los antibióticos curan más rápido la influenza

En caso de padecer la enfermedad, no se debe abusar de los antibióticos, a menos que se agregue una infección bacteriana y el médico lo indique.

El mejor tratamiento, dijo el Dr. Rivas, es el antiviral, pero si se presentan complicaciones, el médico será quien evalué si se requiere otro tipo de medicamento.

“La apuesta a nivel de la salud pública es crear una conciencia de la medicina preventiva porque es mucho más efectiva, menos costosa y repercute menos en la salud de la población que la medicina paliativa o curativa”, concluyó el Dr. Díaz.

Durante su participación, Benny Ibarra, hizo un llamado a los ciudadanos a prevenir la influenza a través de la vacunación y los demás cuidados.

“Existen muchos mitos y realidades sobre la influenza, y uno como padre de familia, debe de buscar la mayor cantidad posible de información al respecto”, dijo.

Ante esto, los especialistas concluyeron que si se tienen dudas, hay que asesorarse con fuentes de información confiables.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: