Cinco momentos en que no debes hacer ejercicio

Aunque es bueno para la salud, hay situaciones en que puede ser dañino

02/11/2016 10:27
AA

Para los verdaderos amantes del ejercicio no hay pretextos para dejar de ir al gimnasio, sin importar si llueve, truena o relampaguea.

Estar feliz, triste, con tiempo libre, ocupado, estresado o enamorado, son las causas perfectas para practicar un poco de ejercicio pues lo ven como la mejor medicina que existe

Si bien ejercitarse es bueno para la salud, hay situaciones en las que debe evitarse porque puede ser dañino, ¿cómo cuales? A continuación te los decimos.

Tener infección con fiebre

Ángel Durántez, director médico de la clínica Neolife, Madrid, explica que si tienes fiebre, dolor o malestar general, debes evitar el ejercicio porque el cuerpo no soporta ningún tipo de esfuerzo.

“El ejercicio inhibe transitoriamente el sistema inmune y demanda un gasto energético extra. De modo que cuando estás infectado, todas tus energías deben utilizarse para luchar contra la infección”, dice.

No dormir bien

El Human Performance Resource Center, organismo militar de Estados Unidos, indica que no tener un buen sueño, produce fatiga lo que afecta el rendimiento físico y mental, sobre todo si el desvelo ocurrió por una fiesta.

Tener heridas o lesiones

Si tienes una fractura, tendinitis, esguince, contusión o heridas aunque sean pequeñas, lo mejor es evitar la actividad física.

“Mantener el movimiento de un tejido lesionado como un tendón, un ligamento, un músculo o la propia piel imposibilita su cicatrización y su curación, algo que solo se logra mediante reposo”, señala Durántez.

Sufrir gastroenteritis

Toni Albert, entrenador y fisioterapeuta de Rebook Sports Club Serrano, Madrid, dice que en caso de sufrir vómitos o diarrea, no hay que hacer ejercicio porque aumenta el riesgo de deshidratación.

“El movimiento excesivo y su consecuente pérdida de líquidos puede derivar en una deshidratación”, apunta.

Tener una enfermedad grave

Durántez sugiere que en caso de recibir el diagnóstico de una enfermedad de gravedad como problemas de corazón, un ictus, cáncer, hipertensión severa o diabetes, lo mejor es evitar el ejercicio.

“Todas ellas requieren prescindir del ejercicio hasta que el diagnóstico se confirme y el tratamiento estabilice la enfermedad. Una vez controlada, el ejercicio moderado será probablemente beneficioso para luchar contra ella”, subraya.

(Con información de as.com)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: