Cirrosis es causa de encefalopatía hepática

Derivada de la cirrosis, la encefalopatía hepática es difícil de diagnosticar y afecta a cerca del 70 por ciento de los pacientes con cirrosis.

29/08/2011 1:13
AA
No conforme con ser la cirrosis una de las 10 principales causas de muerte entre los mexicanos, en el 70 por ciento de los casos diagnosticados viene acompañada de encefalopatía hepática, manifestó el profesor de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM Juan Miguel Abdo Francis.
 
La cirrosis
La cirrosis complicada puede darse después de haber aparecido un cuadro de hepatitis B o C, o bien debido al consumo excesivo de alcohol, y evita que el hígado pueda deshacerse de los tóxicos que hay en el organismo.
 
Uno de los principales problemas para las personas con cirrosis es que al no poder pasar la sangre por el hígado, busca por dónde salir y puede llegar al esófago, en donde se forman várices que pueden romperse, provocando sangrado y conduciendo al paciente a la muerte, indicó el investigador.
 
Encefalopatía hepática
Otra derivación compleja, que está asociada con la cirrosis, es la encefalopatía hepática, la cual surge cuando la sangre del sistema que contiene amonio no puede ser metabolizada por el hígado y dicha sustancia ingresa al torrente general.
 
La investigación de Abdo Francis se ha abocado a la encefalopatía hepática, la cual puede estar presente sin que el paciente esté enterado, ya que es un estado de la cirrosis que no puede diagnosticarse. 
 
El método de diagnóstico tradicional de la para la encefalopatía hepática se aplica por medio de Pruebas Psicométricas (PES) o con la descripción de cambios electrofisiológicos del electroencefalograma, no obstante, en la apreciación de Abdo Francis, estos resultados suelen ser sumamente complejos o inespecíficos. 
 
Para diagnosticar la encefalopatía hepática mínima se utiliza la medición de la Frecuencia Crítica de Centelleo (FCC). 
 
“Empleamos un equipo nuevo, que mediante un centelleo de luz intermitente permite determinar en un momento dado si existe o no la encefalopatía mínima”, indicó el investigador.
 
De acuerdo con el especialista, si el paciente no puede reconocer el centelleo de forma oportuna es porque tiene encefalopatía hepática.
 
No obstante, tal y como refiere el investigador de la UNAM, que también es vicepresidente del Consejo Mexicano de Gastroenterología, cuando se tiene un diagnóstico oportuno de la encefalopatía hepática, el trabajo de recuperación es menor y el paciente tiene una mejor calidad de vida. (Fuente: UNAM)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: