Cirugía, resultado del descuido de las várices

Es necesario atenderse desde que se detectan en la piel las llamadas "arañitas" o "redes de venas" para evitar someterse a una operación.

26/05/2011 11:03
AA

Generalmente las personas, en especial las mujeres, no le dan la debida importancia a la presencia de “arañitas” o “redes de venas” que se ven en la piel, acaso únicamente les preocupa el aspecto estético, pero el descuido de las várices desde su etapa inicial puede derivar en el desarrollo de venas tortuosas, que provocan un gran dolor, al grado de no ser posible caminar, por lo que se hace necesario la cirugía para retirar la vena dañada.

Así lo advirtió en entrevista con SUMEDICO el angiólogo Miguel Angel Sierra Juárez, al referir que existen en promedio seis grados de enfermedad de las venas, desde aquellas redes o arañas, cuando se llega a la hinchazón, hasta las que provocan edemas. 

El grave riesgo de que se permita avanzar el desarrollo de las várices es que pueden reventarse, lo cual pone en riesgo la vida del paciente; las complicaciones pueden ser peores si el paciente registra, además, problemas cardiovasculares.

En el caso de que se llegue a reventar una vena, puede desarrollarse una infección que puede incluso llegar a ser grave en caso de que el paciente padezca diabetes.

Al respecto, el Instituto Mexicano del Seguro Social registra la existencia de los siguientes grados  de várices:

1.- Conocidas como “redes” o “arañas”, que no presentan ningún síntoma de dolor; sin embargo pueden producir la sensación de pesadez y cansancio en las piernas.

 2.- Las venas son más visibles, dilatadas y tortuosas, los síntomas son mayores.

3.-  A partir de esta etapa comienzan a presentarse diversas complicaciones, pues las venas se encuentran ya sumamente inflamadas y representan un problema de salud, pues al paso de la edad pueden derivar en flebitis que es sumamente dolorosa, también pueden producir varicorragias, es decir, sangrado.

La falta de atención es causa de las siguientes complicaciones:

  • Tromboflebitis superficiales: Rara vez se complican con procesos de alta gravedad, como la embolia pulmonar; se manifiesta clínicamente pro inflamación, enrojecimiento local y dolor o hiperestesia cutánea. Ocasionalmente puede provocar fiebre. Es notoria en la palpación la induración del cordón venoso. 
  • Tromboflebitis Profundas: Afectan al sistema venoso profundo y son las causantes de las complicaciones graves como la embolia pulmonar (es la primera causa de Embolismo Pulmonar) por lo que se convierte en un proceso serio. Se manifiesta con dolor, edema y enrojecimiento de la zona, y, a veces, su primera manifestación es la embolia pulmonar. Su diagnóstico se basa en Eco-Doppler, pletismografía o flebografía.
  • Varicorragia: Es el sangrado de la variz. A veces en copioso y la sangre fluye en sábana, es decir, de manera lenta y continua. Es necesario el taponamiento y el vendaje oclusivo (que no permite la circulación).
  • Atrofia Blanca: La piel que se torna en pálida y brillante como si de una película de plástico se tratase. Es un proceso crónico e irreversible.

Ulceras varicosas: Son pequeñas ulceraciones que se producen en el seno de la variz y que sangran con facilidad. Son procesos de curación tórpida y lenta que requieren muchos cuidados y curas frecuentes con vendaje compresivo y aplicación de pomadas epitelizantes tópicas.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: