Cirujanos jóvenes fallan más si operan y hablan

Investigación demuestra que ambiente ruidoso que suele presentarse en una sala de operaciones, puede distraer a médicos.

03/12/2012 9:28
AA

Los errores graves que llegan a cometer los cirujanos jóvenes cuando están operando aumentan cuando otras personas les están hablando, haciendo preguntas o cuando existe música y otros ruidos extraños en el quirófano. Los errores también aumentan si el cirujano joven opera durante la tarde.

Así lo indican los resultados de un experimento realizado por la Universidad Estatal de Oregon en el que se sometió a 18 cirujanos recién graduados a observación en un simulador donde se representaba el retiro de una vesícula.

A propósito, el experimento sometió a los jóvenes cirujanos a distracciones y complicaciones que suelen presentarse en una sala de operaciones, incluyendo timbres de teléfono celular sonando, ruidos de objetos de metal cayendo, preguntas de sus colegas sobre temas de política o espectáculos, conversaciones sobre problemas personales de algún miembro del equipo y otros distractores que suelen presentarse durante una situación de crisis en un quirófano.
 
Los resultados indicaron que el 44% de los cirujanos con poca experiencia cometieron errores que se pueden considerar graves para los pacientes. En contraste, cuando se evitó distraer al cirujano joven con preguntas y otras conversaciones ajenas a la operación, sólo el 5% cometió algún error grave en la simulación para extraer una vesícula.
 
El experimento forma parte de una nueva área de trabajo llamada “ingeniería de los factores humanos”, en la cual se intenta demostrar que además de los naturales errores humanos, el ambiente de las salas de operaciones pueden contener otros elementos que distraen al médico, aumentan su porcentaje de errores y no están relacionados con el problema médico que se está atendiendo.
 
Los resultados de este experimento fueron publicados en la revista Archives of Surgery. Para la prueba colaboraron juntos ingenieros y cirujanos de la Universidad Estatal de Oregon y la Universidad de Ciencia y Medicina de Oregon.
 
“Los datos muestran claramente que, al menos con los cirujanos más jóvenes, las distracciones de otros colegas pueden provocar un daño al paciente”, indicó Robin Feuerbacher, uno de los líderes del estudio. “El problema es serio pero pueden desarrollarse soluciones positivas y prácticas más seguras para acompañar y apoyar a los jóvenes cirujanos durante los años de entrenamiento, al mismo tiempo de que se les hace conscientes de estos riesgos y se les entrena para hacerse menos vulnerables a las distracciones”.
 
Los hallazgos no necesariamente se repiten entre los médicos más experimentados, según explicó Feuerbacher, quien indicó  que los médicos que tienen más años operando pueden conducir una operación sin verse afectados por tener que responder preguntas, participar en conversaciones o escuchar sonidos sorpresivos o distractivos.
 
“Esto no significa que los  cirujanos con más experiencia no cometan errores, pero en su caso parecen estar más relacionados con las cargas excesivas de trabajo y la fatiga, más que con eventos distractores ocurridos específicamente durante la operación”, añadió.
 
En el experimento con el simulador participaron 18 cirujanos residentes con dos o tres años de experiencia, los cuales todavía están en proceso de perfeccionar su desempeño en la sala de operaciones. Las situaciones sorpresivas y distractivas a las que fueron sometidos los jóvenes cirujanos fueron pensadas y creadas a partir de un estudio de cerca de un año en el que se registraron todo tipo de incidentes sorpresivos  o que causan distracción en salas de operaciones. Estas observaciones ayudaron a crear un modelo realista que se puso en operación en el experimento frente a un simulador de operaciones.

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: