Cobertura universal en adicciones : Calderón

El Ejecutivo impulsa tratamiento médico a personas con adicciones, a través del Seguro Popular.

25/06/2010 9:02
AA

El presidente Felipe Calderón Hinojosa se manifestó dispuesto a impulsar la cobertura universal en el tratamiento de las adicciones, tanto de drogas lícitas como ilícitas, a favor de toda la población.
 

En el marco del Día Mundial del Uso Indebido y Tráfico Ilícito de Drogas, el primer mandatario puntualizó que las drogas se constituyen en una enfermedad que cuesta la vida a niños,  jóvenes y adultos, tanto por los daños a la salud que provoca su consumo como debido a la violencia generada por los cárteles de la droga.
 

Reconoció que en materia de consumo y tráfico de estupefacientes, México enfrenta serios desafíos, pero también tenemos grandes avances: “Otro logra ha sido ir incorporando poco a poco al Seguro Popular el tema de Prevención y Tratamiento de Adicciones, porque, la verdad, es que nos e había visto así en México, que las adicciones son una enfermedad, como muchas otras que requieren de tratamiento (…) por qué para alguien que tiene diabetes consideramos importantísimo que tenga la atención, lo cual es correcto, pero alguien que tiene una adicción no”.
 
Es por lo anterior, destacó, que las personas adictas requieren una atención especial: “Debemos aspirar que México tenga cobertura universal no sólo en salud, digamos, en el concepto tradicional, como lo hemos tenido, sino pongámonos a trabajar fuertemente para que México pueda llegar un día a tener cobertura universal en el tratamiento de las adicciones para todos aquellos que lo padecen en nuestro país”.-
 

Al recibir los resultados de las Conclusiones de los “Foros Regionales, Hacia un Modelo Integral para la Prevención y Atención de las Adicciones”, realizado de manera conjunta entre el DIF  y la Secretaría de Salud, el presidente Calderón manifestó su preocupación por el incremento en el consumo de estupefacientes en niños y jóvenes.
 

 

La última Encuesta Nacional de Adicciones señala que el consumo de mariguana pasó de 3.5 por ciento en 2002 a 34.2 por ciento en 2008, y  de cocaína de 1.2 a 2.4%, “es decir se duplicó, parece poco, pero significa que en cuatro años hubo casi un millón de nuevos consumidores de mariguana y un millón 350 mil de nuevos consumidores de cocaína, fundamentalmente entre jóvenes de 14 y 21 años. De este tamaño es el problema de consumo en México”, subrayó.
 

 

Es por ello, paralelo a los esfuerzos realizados para reducir la oferta de las drogas, el gobierno federal está dispuesto a combatir el consumo de sustancias ilícitas, donde “se requiere indispensablemente un esfuerzo mayúsculo para reducir la demanda, de lo contrario sólo se provocará aumento en los precios, pero no de las adicciones”.
 

 

El presidente Calderón recordó las acciones asumidas por su gobierno para combatir el consumo de drogas:

•         En el año 2007, se puso en marcha el Programa Nacional para la Prevención de Adicciones

•         En 2008 entraron en operación Centros Nueva Vida, que ahora suman más de 300, donde se han atendido a  más de 4 millones de personas, con orientación para la prevención y tratamiento

•         Se han aplicado más de 700 mil pruebas de tamizaje  para detectar personas con riesgo de  caer en las adicciones

•         Se ha capacitado a 3.5 millones de adolescentes para que actúen en programas de prevención.

•         Se lanzó la campaña Por una Nueva Vida, a través de la cual se brinda información a los padres de familia para ayudar a sus hijos a evitar caer en las drogas.

•         A nivel nacional capacitado más de medio millón de promotores, entre estos  maestros y capacitadores  deportivos.
 
El primer mandatario insistió en que la mejor forma de combatir a las drogas es con información a los niños y jóvenes, “para que el día clave diga no gracias, cuando esté en riesgo del primer contacto con la droga, para ello el joven debe recibir información necesaria y debe tener contacto con sus padres”.
 

ONU ofrece respaldo a México

El representante regional para México, Centroamérica y el Caribe de las Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Antonio Luigi Mazzitelli, anunció que este organismo presentó su informe anual, el cual “refleja luces y sobras” sobre este problema en el mundo.

Esto, porque frente a la reducción en la siembra de  coca y amapola se desarrollan nuevos mercados, así, en América Latina suman  2 millones consumidores de coca, en tanto que en países como Rusia son 1.5 quienes consumen  heroína; adicionalmente, “las rutas de tráfico se diversifican por el sacrificio de pueblos como el mexicano, las diferencias entre países productores, consumidores y de tránsito se anulan”.

Ante esta situación, el representante de la ONU consideró que, además de atenderse el problema de seguridad generado por el narcotráfico, es necesario que los países del mundo enfoquen el problema de salud que representan las drogas.

“Hay entre 150 y 250 millones de consumidores en el mundo, entre estos, 36 y 38 millones son considerados los consumidores problemáticos que necesitan tratamiento. La drogadicción problema de salud y no hay instrumento ni política más eficaz que la prevención y el tratamiento”

 
En este contexto, se pronunció en contra de la legalización de estupefacientes: “Las drogas son controladas porque son peligrosas,  y no son peligrosas porque son controladas”.

Mazzitelli lamentó que no haya más preocupación de las autoridades de gobierno en todos los países por una atención en materia de salud: “Solamente entre el 11 y 30 por ciento de los consumidores tienen acceso a tratamiento y rehabilitación, es como decir que los diabéticos no tienen acceso aEl presidente Felipe Calderón Hinojosa se manifestó dispuesto a impulsar la cobertura universal en el tratamiento de las adicciones, tanto de drogas lícitas como ilícitas, a favor de toda la población.
En el marco del Día Mundial del Uso Indebido y Tráfico Ilícito de Drogas, el primer mandatario puntualizó que las drogas se constituyen en una enfermedad que cuesta la vida a niños,  jóvenes y adultos, tanto por los daños a la salud que provoca su consumo como debido a la violencia generada por los cárteles de la droga.
Reconoció que en materia de consumo y tráfico de estupefacientes, México enfrenta serios desafíos, pero también tenemos grandes avances: “Otro logra ha sido ir incorporando poco a poco al Seguro Popular el tema de Prevención y Tratamiento de Adicciones, porque, la verdad, es que nos e había visto así en México, que las adicciones son una enfermedad, como muchas otras que requieren de tratamiento (…) por qué para alguien que tiene diabetes consideramos importantísimo que tenga la atención, lo cual es correcto, pero alguien que tiene una adicción no”.
 
Es por lo anterior, destacó, que las personas adictas requieren una atención especial: “Debemos aspirar que México tenga cobertura universal no sólo en salud, digamos, en el concepto tradicional, como lo hemos tenido, sino pongámonos a trabajar fuertemente para que México pueda llegar un día a tener cobertura universal en el tratamiento de las adicciones para todos aquellos que lo padecen en nuestro país”.-
Al recibir los resultados de las Conclusiones de los “Foros Regionales, Hacia un Modelo Integral para la Prevención y Atención de las Adicciones”, realizado de manera conjunta entre el DIF  y la Secretaría de Salud, el presidente Calderón manifestó su preocupación por el incremento en el consumo de estupefacientes en niños y jóvenes.
La última Encuesta Nacional de Adicciones señala que el consumo de mariguana pasó de 3.5 por ciento en 2002 a 34.2 por ciento en 2008, y  de cocaína de 1.2 a 2.4%, “es decir se duplicó, parece poco, pero significa que en cuatro años hubo casi un millón de nuevos consumidores de mariguana y un millón 350 mil de nuevos consumidores de cocaína, fundamentalmente entre jóvenes de 14 y 21 años. De este tamaño es el problema de consumo en México”, subrayó.
Es por ello, paralelo a los esfuerzos realizados para reducir la oferta de las drogas, el gobierno federal está dispuesto a combatir el consumo de sustancias ilícitas, donde “se requiere indispensablemente un esfuerzo mayúsculo para reducir la demanda, de lo contrario sólo se provocará aumento en los precios, pero no de las adicciones”.
El presidente Calderón recordó las acciones asumidas por su gobierno para combatir el consumo de drogas:

•         En el año 2007, se puso en marcha el Programa Nacional para la Prevención de Adicciones

•         En 2008 entraron en operación Centros Nueva Vida, que ahora suman más de 300, donde se han atendido a  más de 4 millones de personas, con orientación para la prevención y tratamiento

•         Se han aplicado más de 700 mil pruebas de tamizaje  para detectar personas con riesgo de  caer en las adicciones

•         Se ha capacitado a 3.5 millones de adolescentes para que actúen en programas de prevención.

•         Se lanzó la campaña Por una Nueva Vida, a través de la cual se brinda información a los padres de familia para ayudar a sus hijos a evitar caer en las drogas.

•         A nivel nacional capacitado más de medio millón de promotores, entre estos  maestros y capacitadores  deportivos.
 
El primer mandatario insistió en que la mejor forma de combatir a las drogas es con información a los niños y jóvenes, “para que el día clave diga no gracias, cuando esté en riesgo del primer contacto con la droga, para ello el joven debe recibir información necesaria y debe tener contacto con sus padres”.
ONU ofrece respaldo a México

El representante regional para México, Centroamérica y el Caribe de las Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Antonio Luigi Mazzitelli, anunció que este organismo presentó su informe anual, el cual “refleja luces y sobras” sobre este problema en el mundo.

Esto, porque frente a la reducción en la siembra de  coca y amapola se desarrollan nuevos mercados, así, en América Latina suman  2 millones consumidores de coca, en tanto que en países como Rusia son 1.5 quienes consumen  heroína; adicionalmente, “las rutas de tráfico se diversifican por el sacrificio de pueblos como el mexicano, las diferencias entre países productores, consumidores y de tránsito se anulan”.

Ante esta situación, el representante de la ONU consideró que, además de atenderse el problema de seguridad generado por el narcotráfico, es necesario que los países del mundo enfoquen el problema de salud que representan las drogas.

“Hay entre 150 y 250 millones de consumidores en el mundo, entre estos, 36 y 38 millones son considerados los consumidores problemáticos que necesitan tratamiento. La drogadicción problema de salud y no hay instrumento ni política más eficaz que la prevención y el tratamiento”

 
En este contexto, se pronunció en contra de la legalización de estupefacientes: “Las drogas son controladas porque son peligrosas,  y no son peligrosas porque son controladas”.

Mazzitelli lamentó que no haya más preocupación de las autoridades de gobierno en todos los países por una atención en materia de salud: “Solamente entre el 11 y 30 por ciento de los consumidores tienen acceso a tratamiento y rehabilitación, es como decir que los diabéticos no tienen acceso a diálisis e insulina, es necesario invertir más en salud, tener mayores políticas para prevención”.

Refirió el reconocimiento de la ONU de los avances en México, al invertir importantes recursos en la prevención y tratamiento, sino también con las modificaciones de leyes para trasladar a los estados facultades para combatir los crímenes relacionados al consumo de estupefacientes.

Tras sus palabras, ofreció el respaldo técnico de la ONU  a nuestro país: “Es necesario que México acompañe esos pasos importantes en dirección del tratamiento, de una visión de la drogadicción como problema de salud con medidas que faciliten la entrada del farmacodependiente, muchas veces el joven infractor de la ley, en un sistema de tratamiento supervisado y monitoreado por las autoridades judiciales. Eso significa romper la cadena que suele llevar el joven farmacodependiente a la prisión, regularmente por delitos menores, y que lo transforman en criminal, sin tener acceso alguno a las alternativas de recuperación”.
 diálisis e insulina, es necesario invertir más en salud, tener mayores políticas para prevención”.

Refirió el reconocimiento de la ONU de los avances en México, al invertir importantes recursos en la prevención y tratamiento, sino también con las modificaciones de leyes para trasladar a los estados facultades para combatir los crímenes relacionados al consumo de estupefacientes.

Tras sus palabras, ofreció el respaldo técnico de la ONU  a nuestro país: “Es necesario que México acompañe esos pasos importantes en dirección del tratamiento, de una visión de la drogadicción como problema de salud con medidas que faciliten la entrada del farmacodependiente, muchas veces el joven infractor de la ley, en un sistema de tratamiento supervisado y monitoreado por las autoridades judiciales. Eso significa romper la cadena que suele llevar el joven farmacodependiente a la prisión, regularmente por delitos menores, y que lo transforman en criminal, sin tener acceso alguno a las alternativas de recuperación”.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: