Combaten ansiedad con realidad virtual

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es una variante de los trastornos de ansiedad e incapacita a personas en edad productiva.

13/09/2010 10:42
AA

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es una de las variantes de trastorno de ansiedad.

De acuerdo con estudios sobre este trastorno, eventualmente, incapacita a  individuos en edad productiva. Para mejorar la calidad de vida de las personas que lo padecen, psicoterapeutas de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM con ayuda de ambientes de realidad virtual, en colaboración con personal del Observatorio Ixtli, de la Dirección General de Servicios de Cómputo Académico, se ofrece tratamiento a personas con trastorno TOC.

Los expertos señalaron que todos pueden padecer algunos rasgos obsesivos, pero cuando se está en una situación continua de ansiedad es cuando se es más propenso a padecer TOC.

Su incidencia ocurre entre los 20 y 47 años de edad, con mayor proporción en mujeres. En ellas predominan, por los roles y estereotipos femeninos, el TOC por la necedidad excesiva de mantener todo en extrema limpieza así como el religioso-sexual. “Las compulsiones y, por ende, el grado de incapacidad, dependen de la obsesión que se padezca”, añadió la especialista.

Hay pacientes que permanecen en casa, incapacitados para hacer tareas cotidianas; a algunos, incluso, les basta el contacto físico con otra persona para desencadenar ansiedad. “Las personas buscan tratamiento si el TOC empieza a generar problemas que afectan su vida, el trabajo y sus relaciones”, indicó.

Tratamiento en la FP

Este trastorno se caracteriza por la presencia de pensamientos intrusivos, repentinos e irracionales (obsesiones) que causan ansiedad, así como de conductas rituales (compulsiones), casi siempre de restauración, que si se dejan de hacer, generan angustia y acentúan la ansiedad.

Existen tres subtipos de TOC: por contaminación, por orden y el religioso-sexual, el menos frecuente.

En la Facultad de Psicología se ofrece terapia cognitivo-conductual e inmersión en ambientes de realidad virtual a personas con trastorno por contaminación y por orden.

Los ambientes de realidad virtual incluyen cuatro escenarios: un baño, un autobús, un restaurante y una habitación, que son los que causan más ansiedad en la vida cotidiana.

Cada uno de ellos tiene niveles de exposición que permiten evaluar el avance de los pacientes. El baño, por ejemplo, contiene elementos que lo pueden mostrar como limpio, sucio o muy sucio.

Antes de ser expuesto, el individuo recibe sesiones de reestructuración cognitiva y de psicoeducación para entender cuál es su problema, cómo se instaura la ansiedad en él, y qué son las obsesiones y las compulsiones.

“En el escenario virtual enfrenta, de manera gradual, sus obsesiones y compulsiones, hasta que comprueba que no pasa nada si deja de pensar o hacer tal o cual cosa que le causa ansiedad. Solamente si recobra la calma, puede salir de la inmersión”, explicó Muñoz Maldonado.

Con el uso de diversos instrumentos psicológicos, los integrantes del Laboratorio de Enseñanza Virtual y Ciberpsicología hacen un seguimiento y un autoregistro del paciente para medir sus niveles de ansiedad, sus cambios y su mejoría durante las sesiones.

“Al final del tratamiento tiene que enfrentar completamente solo una situación real, lo que causa mayor ansiedad; no obstante, es adiestrado para saber qué hacer en caso de sufrir una recaída, o que una obsesión o compulsión se traslade a otra que le provoque angustia”, comentó la psicóloga.

Ventajas de los ambientes de realidad virtual

Utilizados como un recurso terapéutico, los ambientes de realidad virtual permiten que todo el tratamiento del TOC se realice en el consultorio; con ello, se ahorra tiempo.

Además, al no exponer in vivo e in situ al paciente, se propicia un entorno confortable, se mantiene la confidencialidad del padecimiento y se proporciona seguridad, porque se sabe que, si se presenta una situación de ansiedad, el terapeuta ayudará a manejarla.

“Las exposiciones en estos ambientes se pueden repetir cuantas veces sea necesario, lo que no siempre es posible en la realidad”, indicó Muñoz Maldonado.

La terapia cognitivo-conductual con inmersión en ambientes de realidad virtual está a cargo de psicoterapeutas del Laboratorio de Enseñanza Virtual y Ciberpsicología, dirigido por Georgina Cárdenas.

Las sesiones, 14 en promedio, se proporcionan en el Centro de Servicios Psicológicos de la FP. Citas en el teléfono 56-22-22-92.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: