El cerebro evalúa que tan rica es la cena de Navidad

Las propiedades sensoriales de los alimentos no son los únicos factores que influyen en nuestra percepción de la comida.

24/12/2018 2:07
AA
comida navideña

Aunque el consumidor prefiera la comida bien presentada, el origen ecológico de los ingredientes genera una respuesta cognitiva más meditada y no tan emocional.

¿Estás lis@ para disfrutar de la comida navideña en compañía de tus seres queridos? Un nuevo estudio de la Universidad de Granada, la percepción de un platillo como delicioso, apetitoso o exquisito tiene que ver con el cerebro; existen regiones cerebrales que se vinculan con la cognición y la emoción.

Esto quiere decir las emociones juegan un papel importante en la forma en cómo visualizamos y percibimos nuestra comida.

En ese sentido, Francisco Muñoz Leiva y Diego Gómez Carmona describen al acto de comer como un proceso más allá de lo cognitivo o autorreflexivo como hasta el momento se pensaba; analizar y evaluar un platillo requiere de un componente fuertemente afectivo.

Te recomendamos: 5 consejos de la OMS para dieta sana en Año Nuevo

Cerebro evalúa qué tan deliciosa es la comida navideña

¿La Navidad? El ejemplo que los investigadores citan es el de las fiestas decembrinas:

“La opinión que durante estas fiestas navideñas tengamos al comer en un restaurante estará completamente condicionada por la presentación del mismo, y por las emociones que despierten en el comensal en cuestión”.

La investigación ya publicada en la revista Physiology & Behavior, revela que la presencia del componente emocional se mantiene hasta el momento de la elección de la comida.

Lo anterior como producto de la activación del giro cingulado, una región vinculada con los procesos reguladores de las emociones.

Para llegar a estos resultados, los investigadores realizaron resonancias magnéticas funcionales (Frmi) a un grupo de 12 participantes en los cuales analizaron de forma exploratoria las reacciones cognitivas y afectivas producidas a nivel cerebral.

Se mostraron a los participantes 24 imágenes de platillos con una mala presentación y con una buena presentación, elaborados con los mismos ingredientes e indicaron a la mitad de los participantes que los ingredientes eran ecológicos mientras se monitoreaban las áreas cerebrales implicadas en cada caso.

La presentación de los alimentos activa distintas regiones cerebrales

Los resultados mostraron que los platillos bien presentados activan regiones vinculadas al placer y estas estructuras neuronales específicas que se activan ante estímulos apetitivos de atracción, no se activan ante estímulos aversivos, es decir, cuando el plato está mal presentado.

Respecto a los ingredientes ecológicos, este produjo activación de la corteza frontal media; región cerebral que se asocia con los procesos de razonamiento y atención mayores.

Por lo tanto, los investigadores sugieren que la referencia del origen ecológico de los alimentos desencadearían respuestas neurales relacionadas con procesos cognitivos de alto nivel.

Es decir, aunque el consumidor prefiera la comida bien presentada, el origen ecológico de los ingredientes genera una respuesta cognitiva más meditada y no tan emocional.

También te sugerimos: ¿Es saludable comer bacalao esta temporada?

Finalmente, Muñoz detalla:

“Influyen también nuestras expectativas y otros contextuales como la presentación o el ambiente del establecimiento, esto es trato o atención recibida, percepción de masificación, entre otras cosas”.


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: