Compromiso y libertad no son excluyentes

Especialista explicó a SUMEDICO que la clave para tener una relación sin miedos es saberse dueño de sí mismo y no confundir amor con fusión.

14/02/2012 8:49
AA

Muchas personas disfrutan de las relaciones de pareja durante el noviazgo, pero cuando se trata de de formalizar más o dar el siguiente paso, algunos de ellos entran en pánico porque creen que van a perder su libertad, para ellos comprometerse significa olvidarse de su vida, y para nada es así, explicó en entrevista con SUMEDICO, la psicóloga Grissel Concha.

“Una relación de pareja amorosa es un momento de compromiso por convicción donde las dos personas desean crecer y descubrirse en compañía del otro, entendiendo que el otro es diferente a mí y que además tiene derecho a ser como es”, afirmó la especialista.

La mayoría piensa que es solo compartir, pero el compartir no basta para seguir juntos después de 10 o 20 años necesita crecimiento personal donde los dos se nutran de la convivencia, descubriéndose y creciendo en sus proyectos de vida individuales.

De acuerdo con Concha, el compromiso es una invitación a caminar juntos, a vivir y a compartir lo que cada uno quiera compartir al otro tanto en lo afectivo como en lo económico, y donde todos los puntos se plantean como se quieren y lo que se espera, pero siempre dejando claro que estos son flexibles y pueden replantearse cuando alguno de los dos quiera otra cosa.

Para no tener grandes problemas a la hora de especificar esto, la psicóloga indicó que ha y dejar muy claro lo que uno está dispuesto a dar en esa relación y lo que pide, y si esto no puede hacerse con toda confianza hay que revisar si en verdad ambos desean iniciar ese compromiso.

Hay cuatro tipos de miedo

Grissel Concha señaló que de acuerdo con Mathew Mackey, hay cuatro temores básicos que un individuo puede enfrentar cuando va a comprometerse o a dar el siguiente paso en la relación, y estos son:

·         Opresión: miedo a que al comprometerse, se pierda la vida propia convirtiéndose en un anexo de la pareja, es decir, miedo a desaparecer como individuo para convertirse en una extensión del otro. Se vuelve tan complaciente con la pareja que empieza a sentir sus necesidades no satisfechas ni tomadas en cuenta, y para salvarse de eso simplemente se escabulle de la relación y se vuelve totalmente ilocalizable.

 ·         Abandono: En algún momento de su vida previa tuvo algún rechazo, por ejemplo de los padres y sólo logran sentir que valen cuando tienen una pareja a su lado, “tu le das sentido a mi vida”,  estas personas quieren hacerse presentes cada momento del día llamándole a la persona más de 10 veces en un día, y siempre están haciendo planes juntos para no dejarle tiempo al otro para que haga otras cosas, entonces la pareja se siente ahogada y huye de la relación

 Pero este miedo tiene dos caras, la otra versión es que las personas como tienen miedo a ser dejados por la pareja terminan la relación antes de que los dejen a ellos, “y curiosamente estas personas se retiran de la relación cuando todo está en su mejor momento y no cuando hay problemas”.

 Asimismo se creen incapaces de generar amor y dicen “tú no me puedes querer porque no me conoces, el día que me conozcas saldrás hullendo”.

 ·         Vergüenza: es cuando la gente se vive como alguien cuyas características son un secreto que lastimaría a los demás una vez que lo descubran, “no puedo mostrarme como soy porque te darías cuenta que no valgo la pena”, entonces la especialista señala que estas personas tienden a generar máscaras como infancias dolorosísimas o perfectas que jamás existieron porque creen que la realidad es muy vergonzosa.

 Y, en cuanto creen que la verdad puede saberse, se van de la relación, y si llega a descubrirse antes, generan gran desconcierto con su pareja porque se dan cuenta de que en realidad no conocieron a la persona con la que estuvieron cierto tiempo de su vida, sino que todo lo que vivieron fue una mentira.

 ·         Sentirse vacio: la mayoría piensa que va a dar tanto al otro que terminará quedándose sin nada, corre el riesgo para sí mismo, se convence de que está mejor solo porque no tiene nada de amor para dar.

 Se consideran poco aptos para tener una relación y prefieren estar solos que acompañados, “mejor me quedo así porque si busco a alguien me pedirá cosas que no puedo darle y quedará mal, al fin que solo puedo hacer otras cosas que yo quiera, sin tener que decir ni dar a nadie”.

 ¿Hay solución?

De acuerdo con la terapeuta, todo esto viene de situaciones personales, en donde los miedos han sido inculcados por vivencias anteriores, y propone que “si vives una relación donde no hay lo que buscas, y notas que este patrón se repite una y otra vez, es preciso revisar lo ocurrido en ese patrón de comportamiento”.

Sin embargo pedir ayuda estará condicionado por la misma percepción de la persona: “si para ti está bien jamás vas a pedir ayuda, si ya tienes problemas y sabes que no quieres una vez más que esto pase, entonces puedes acudir por un taller de crecimiento en pareja o un grupo en donde asistan personas con ese mismo problema y todos dirigidos con un terapeura puedan encontrar que es lo que sí quieren”.

Pero la solución que plantea  la especialista, “tiene que ver con lo que entiendes por compromiso y cómo has vivido en pareja, pues de voluntad no escogerás una pareja garantizando que no te sucederá lo mismo si sigues enviando las mismas señales, tal vez lo creas si es la primera vez que pasa, pero si ya van seis veces, el problema está mucho más adentro y tienes que encontrarlo, y es ahí cuando aducirás por ayuda

Tips para vencer el miedo al compromiso

Haz un check list de:

1.       Qué entiendo por pareja

2.       Cómo me gusta la relación de pareja

3.       Cómo quiero vivir una relación de pareja

4.       Qué he vivido en relaciones anteriores

5.       Cómo han terminado mis relaciones

6.       Qué siento a este respecto

Estos consejos te pueden dar una panorámica de lo que en realidad has vivido y cómo te sientes y poder encontrar una solución, que tal vez pueda corregir solo o te motiven a pedir ayuda profesional, afirmó la especialsita.

Y sobre todo no hay que centrarse solo en lo que quieres como persona y pareja, sino sobre todo entender que la otra persona es un individuo que también tiene necesidades y que no puede ser al 100 por ciento como yo quiero que sea, “tal vez durante la curva del enamoramiento si lo visualice así pero no debo confundirme”.

La regla de oro es manifestarse tal cual es, porque si se muestra una persona diferente para atraer a otro, “tengo que revisar mi autoestima y sobre todo me evitaría meterme en conflictos para cuando quiera ser yo o cuando me canse de ser alguien que no soy, entonces primero tengo que aceptarme yo, luego mostrarme como soy”.

Finalmente la especialista recomendó a las personas que se identifiquen con ese problema el libro de Jorge Bucay Amarse con los ojos bien abiertos, pues brinda una terapia de vida en pareja con tips muy claros.

Grissel Concha
Psicóloga y terapeuta individual y de grupos
Con-sentido-humano@hotmail.com


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: