Con música sanarán violencia doméstica

Para apoyar a niños que han sufrido violencia en casa, buscarán que reflejen sus emociones a través de la música

21/03/2016 8:10
AA

La cantante mexicana Rosy Cervantes inició  el proyecto Singing for love (Cantando por amor) para trabajar con niños que han sufrido algún tipo de violencia doméstica y producirán música con ritmo de blues.

La artista se graduó en Psicología en México donde ejerció esta profesión por dos décadas paralelamente al canto. Con estas dos habilidades llegó a Toronto para continuar su labor psicológica y musical.

“Conocí a Clara Castillo, directora de la cooperativa Counterpoint, que recibe a hombres enviados por la Corte por haber protagonizado violencia doméstica y tiene un grupo de soporte para mujeres. Al acercarme a este grupo les propuse hacer algo con los hijos de estas familias”.

Así es como surgió Singing for love, que busca hacer música con los niños que han vivido situaciones de violencia, a lo que se sumó el músico y defensor de derechos humanos Richard Fouchaux.

El proyecto inicia en mayo con la selección de los niños de entre 10 y 14 años que han vivido algún tipo de violencia en casa. En junio comenzarán las 12 sesiones de trabajo musical donde elaborarán dos canciones con ritmos de blues y se les enseñará a tocar el ukulele, un instrumento tipo guitarra de cuatro cuerdas, según adelantó Cervantes.

Con el fin de recaudar fondos para este proyecto, Rosy Cervantes y su grupo la Sana Rabia darán un concierto este 24 de marzo en uno de los principales centros nocturnos para la música latina, Lula Lounge.

“Una de las canciones que grabarán los niños estará basada en su memoria más triste en la familia y otra canción será su memoria familiar más feliz”, dijo Cervantes, quien aclaró que la idea no es tratar directamente el problema de la violencia familiar sino hacer que vean la fortaleza que tienen para salir adelante.

La egresada en Psicología de la Universidad Autónoma de Morelos y reconocida en esta profesión por la Universidad de Toronto, indicó que la violencia doméstica es un tema delicado, por lo que “buscamos hacer un contrapeso, decirles que los seres humanos tenemos dos caras: podemos crear buenos momentos a nosotros y los demás, pero si no te autoconoces o moderas tus reacciones puedes hacer daño a los demás”.

Agregó que con este proyecto innovador “queremos que los niños expresen sus vivencias y se fortalezcan, no tratarlos como víctimas, sino como alguien que tuvo una mala experiencia y aprendió de ella. Reconocer que eres fuerte a pesar de lo que has vivido”.

A través de las sesiones musicales los artistas le enseñarán al grupo como de diez niños ritmos como el blues y abordarán conceptos de dignidad, respeto, autoconocimiento, técnica para manejar el enojo, entre otros.

“El blues surge de la opresión, queremos hacer una metáfora, a través del blues enseñar los conceptos de dignidad y respeto porque no queremos poner el dedo en la llaga”, agregó la consejera en Psicología, quien también trabajó en México con mujeres violentadas.

Singing for love incluye la grabación de las dos canciones, mismas que serán presentadas a sus padres al final del curso. Paralelamente al trabajo con niños, Blanca Alvarado, del Counterpoint, trabajará con el grupo de mamás.

(Notimex)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: