Conociendo el cerebro de un genio

Existen diferencias entre los cerebros normales y los cerebros geniales, tanto como el tamaño de sus conexiones o su producción de dopamina.

11/01/2011 3:55
AA

Anteriormente, en SUMEDICO habíamos hablado respecto a la manera como puede potenciarse la actividad cerebral con, por ejemplo, inculcando la práctica del ajedrez entre los niños, porque de esa manera se apoya su desarrollo mental.

En otra ocasión, descubrimos que una amígdala cerebral en especial era la encargada de convertirnos en seres más sociables o bien en antisociales, o bien, cuando la lectura nos ayuda a activar zonas cerebrales.

Pero el cerebro es todavía más complejo.

Por ejemplo: ¿Alguna vez ha estado al lado de un genio? ¿Cuántas veces observamos que alguien entiende de inmediato algo que nosotros no? ¿Los genios son diferentes a nosotros o solamente saben utilizar su cerebro de mejor manera?

Diferencias entre un cerebro normal y el cerebro de un genio:

Corteza:

El cerebro normal tiene conexiones largas y cortas. Mientras que el cerebro de un genio tiene o cortas o largas, y esto se traduce de esta forma:

  • Cortas: el individuo muestra talento especial hacia un interés determinado.
  • Largas: el individuo tiene aptitudes en muchas áreas y es capaz de ver los problemas desde nuevos puntos de vista.

Corteza frontal:

El cerebro del genio tiene un tejido cerebral que almacena mucha más información que el cerebro normal. La corteza está formada de pequeñas columnas que funcionan como microprocesadores cerebrales.

Receptores de dopamina:

La dopamina inhibe las señales neuronales y anula la información que se considera de poco valor. Investigaciones científicas han demostrado que los cerebros de los genios tienen menos receptores de dopamina en el tálamo, a diferencia de los cerebros comunes. El tálamo funciona como filtro. Gracias a esto los genios tienen soluciones inusuales para problemas que los cerebros normales tienden a ignorar.

Lóbulo parietal:

El lóbulo parietal es el encargado de resolver un problema matemático. El cerebro de Albert Einstein era más pequeño de lo normal, pero creció la zona del lóbulo parietal. Se dice que mientras más se utilice un área específica de cerebro ésta crece. (Con información de BBC Mundo)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: