Consejos para dar el primer baño al bebé

Colocar la tina en una habitación sin corrientes de aire y alistar todos los utensilios para asear al pequeño son los primeros pasos.

21/01/2011 9:46
AA

El baño del bebé es una de las circunstancias que ponen más nerviosos a los padres primerizos, por el temor de lastimarlo; de colocarlo en agua muy fría o demasiado caliente; de que el jabón o el champú irrite sus ojos o de que el bebé resbale de sus manos.

Hay padres que para evitar cualquier infección, prefieren esperar a dar el primer baño de tina a su hijo, hasta que  se caiga el cordón umbilical y cicatrice el ombligo, lo cual sucederá en un periodo de siete días promedio.

Otros son más libres y meten a su bebé a la tina de inmediato, de ser este el caso sólo se debe de mantener una estricta vigilancia para que no haya infección, secándose perfectamente la zona y aplicándose desinfectante (puede ser merthiolate o sólo alcohol) alrededor del ombligo,  señaló a SUMEDICO la partera Gabriela Zebadúa, quien se especializa en dar orientación a las mamás primerizas.

Apuntó que no tiene nada de malo esperar al primer baño de tina, pero siempre se debe de asear al recién nacido, para lo cual sólo deben seguirse pasos muy sencillos: 

  • Elija una recámara donde no haya corrientes de aire, generalmente es el propio cuarto del bebé donde se instala la bañera.
  • Nunca debe dejar solo al bebé, por lo que debe tener a la mano todos los utensilios necesarios: esponja, toallitas, champú, jabón neutro o hipoalergénico, tina con agua, etcétera.
     
  • Se desviste al bebé y se le coloca en una superficie plana; lo primero es limpiar con una toallita húmeda los ojos, del lagrimal hacia afuera. Cada ojito se limpia con una parte limpia y distinta de la toallita; se limpian también nariz y orejas.
  • Posteriormente, se enjuaga la toallita y se remoja en agua con jabón suave, de preferencia neutro, a fin de lavarla la cara; se enjuaga con otra toallita húmeda y se seca.
     
  • En una tinita o bandeja con agua limpia se vierte el champú para bebés, se hace un poco de espuma y se lava la cabeza; se enjuaga con una toallita.
  • Después se prosigue la limpieza de manera similar a como se hizo con la cara, en todo el cuerpo, debiéndose cuidar de limpiar los pliegues de las axilas, detrás de las orejas, el cuello y el área genital. Antes de vestirlo, se debe de secar muy bien.

¡A la tina!

Una vez que el bebé está listo para el primer baño de tina, se deben tomar en cuenta las mismas precauciones que en su limpieza diaria: Una habitación cerrada y sin corrientes,  bañera y utensilios como jabón; crema o aceite para su cuerpo; desinfectante (que puede ser alcohol o merthiolate), toallas para secarlo, pañales y ropa.

Gabriela Zebadúa destaca que la temperatura ideal del agua para el bebé es entre los 36 y los 37 grados, esto se puede medir con el codo y el antebrazo, no se recomienda meter las manos porque su piel está acostumbrada a los cambios de temperatura y podría no percibir si el agua está muy caliente o fría.

Debe tomarse en cuenta que no debe llenarse la tina, a fin de que se pueda apoyar al bebé sin riesgo alguno si, por cualquier motivo, llega a resbalarse del brazo.

¿Cómo tomar al bebé para meterlo en la tina?

Gaby Zebadúa explica que con un brazo se sostiene la cabeza del bebé, mientras su mano pasa por debajo de su axila; con la otra mano se sostiene la espalda.

Se lavan primero las axilas, el cuello, las manos y los pies, en ese orden; hasta el último la cabecita, cuidándose que al aplicar el champú o enjuagar, no caiga en su carita y no irrite sus ojos.

Los ojos del pequeño se limpian con borlas de algodón humedecidas, del lagrimal hacia afuera.

Sigue la parte de la espalda, para lo cual se voltea al bebé con la mano libre, la otra se mantiene bajo la axila pero ahora apoya el pecho del bebé; se debe cuidar lavar bien sus nalgas.

Una vez concluido el baño, se debe tener cuidado en secar perfectamente, en especial en los pliegues de la piel, para evitar que guarde humedad y surjan infecciones. La nariz y oídos se limpian con cotonetes especiales para bebés.

La especialista reiteró la necesidad de librar al ombligo de cualquier riesgo de infección, por lo que se debe abrir suavemente con los dedos para limpiarlo suavemente con un cotonete humedecido con alcohol. ¡Listo, tu bebé recibió su primer baño!


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: