Consumo excesivo de azúcar es dañino

Los dietistas indican que cualquier fuente de azúcar en exceso contribuye a la obesidad y a la diabetes.

23/06/2015 3:45
AA

Aunque desde hace tiempo se tiene al jarabe de maíz alto en fructosa como el principal villano de la dieta, también el azúcar de mesa o la miel totalmente natural pueden ser nocivas para la salud de una persona. 

Los dietistas indican que cualquier fuente de azúcar en exceso contribuye a la obesidad y a la diabetes, como las personas que beben refrescos naturales endulzados con azúcar puro de caña o endulzados con jarabe de maíz, advirtió Mario Kratz, profesor asociado de investigación de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Washington, en Seattle.
 
Reiteró que ambos azúcares son igual de malos cuando se consumen en bebidas endulzadas con azúcar. 
 
Por su parte, Shreela Sharma, dietista registrada y profesora asociada de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Texas, afirmó que el jarabe de maíz alto en fructosa plantea una amenaza de salud única y preocupa que el cuerpo humano lo procese de forma distinta que el azúcar regular, de una forma que contribuya a la obesidad y los problemas como diabetes y enfermedades cardiacas.
 
Mientras que Jennifer Temple, profesora asociada de ciencias del ejercicio y de la nutrición de la Universidad de Buffalo, en Nueva York, comentó que el jarabe de maíz alto en fructosa es casi idéntico en su composición como azúcar simple tanto al azúcar como a la miel, por lo que no hay diferencia real entre el azúcar y el jarabe de maíz alto en fructosa, ya que esre es más procesado, pero la mayoría del azúcar que usamos también ha sido refinado y procesado. 
 
De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, todas las fuentes de azúcar de la dieta contienen una mezcla de glucosa y fructosa. Así, tanto el azúcar de mesa como la miel contienen 50 por ciento de glucosa y 50 por ciento de fructosa, mientras que el jarabe de maíz alto en fructosa contiene 45 por ciento de glucosa y 55 por ciento de fructosa.
 
El cuerpo procesa la fructosa pura y la glucosa pura de formas distintas, y estudios tanto en humanos como en animales han mostrado que la fructosa pura puede influir negativamente sobre la salud y el apetito de una persona: las personas que comen fructosa pura son menos propensas a sentirse satisfechas y más a comer en exceso, lo que lleva a la obesidad y a la diabetes.
 
Kathleen Page, experta en diabetes y obesidad y profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California, explicó que casi todas las células del cuerpo pueden procesar la glucosa como fuente de energía, pero las células necesitan la hormona insulina para ser capaces de absorber la glucosa y aprovechar su energía almacenada; mientras que la fructosa sólo se puede procesar en el hígado y no envía al cerebro la señal de saciedad generada por la insulina (Con información de Medline Plus).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: