Contra VPH, lo ideal es la prevención

La vacuna contra el virus debe aplicarse antes de los 15 años de edad, cuando las mujeres tienen anticuerpos suficientes, dijeron expertos.

21/01/2013 9:24
AA

La importancia del virus de papiloma humano (VPH) radica en que hay ciertos grupos que son causales de cáncer cervicouterino, dijo en SUMEDICO Radio el doctor Aurelio Cruz Valdez subdirector de Apoyo Académico del Centro de Investigación del Instituto Nacional de Salud Pública.

De acuerdo con el especialista, hay dos grandes grupo de VPH, el que infecta las mucosas y el que infecta la piel. “El tipo de VPH que puede provocar cáncer cervical es el que afecta las mucosas, y de este se desprenden dos grupos: uno de alto riesgo, oncogénico, y otro que provoca sólo lesiones benignas. Éstas son lesiones de alto grado, neoplasias que crecen en desorden, y las otras son sólo condilomas que no provocan cáncer”, explicó e hizo hincapié que este virus se transmite por vía sexual.

No obstante, aclaró también que la estigmatización que surge a partir de un diagnóstico de VPH no debe tomarse en serio, ya que “uno de los mitos alrededor del VPH es creer que quien lo padece es promiscuo, o bien que su pareja ha sido infiel. Y no siempre es así. Porque la infección puede pasar inadvertida”, dijo.

Explicó también que en el 80% de los casos el sistema inmunitario de las mujeres eliminan el virus, no obstante, alrededor del 15 al 20% no cuenta con dicha capacidad inmunológica y la infección permanece hasta que se presenta una lesión, y eso motiva la aplicación de estudios para el diagnóstico.

“Damos al virus alrededor de 24 meses para su eliminación, pero todo depende de la capacidad inmunológica y las características del virus. El comportamiento de éste cambia mucho si se trata de un hombre o una mujer, porque el hombre lo elimina rápido, y la mujer se infecta rápido pero permanece con la infección”, dijo y refirió que, en realidad, no existe tratamiento contra el VPH, ya que “lo que se trata son las lesiones, si no hay lesiones no hay nada qué hacer ni necesidad de estudios, porque sólo puede provocarse un problema psicológico”, indicó.

Para aplicar los estudios de diagnóstico es necesario, primero, haber detectado alguna lesión por medio de la prueba diagnóstica inicial en todos los casos, que es el papanicolau, señaló la doctora Rosario Valenzuela, ginecóloga y miembro del Colegio Mexicano de Ginecología y Obstetricia.

“Lo más importante es ir al médico constantemente y en el momento que se haga la revisión, se tomará en cuenta el papanicolau, si ahí se detectan lesiones se realiza una colposcopia y visualizamos la lesión, tomamos una muestra para una biopsia y ver si el virus da una lesión o no. Porque puede haber virus sin lesiones, y lo más importante es que tratamos la lesión, pero no el virus. Si hay datos sugestivos hay que hacer otros estudios para saber qué tipo de virus es, si es de bajo o alto riesgo”, explicó la doctora Valenzuela.

Sobre la importancia de saber dar el diagnóstico a la paciente, la doctora explicó que hay que detallar la ruta de la enfermedad, y que si se trata correctamente no pude derivar en cáncer cervicouterino, y señaló también que hay que trabajar con la pareja en conjunto, “porque puede haber conflicto entre ellos debido a la sospecha de una infidelidad. No puede calificarse a una persona de promiscua por padecer VPH”.

Por su parte, el doctor Cruz Valdéz explicó que las políticas de salud nacionales e internacionales señalan que el diagnóstico se haga a través del papanicolau, pero la intención es hacer prevención.

“Se ha demostrado que la vacuna contra VPH es 100% efectiva, no tiene eventos adversos porque es producto de ingeniería médica”, indicó, y advirtió que la vacuna debe aplicarse cuando las mujeres tienen una mayor cantidad de anticuerpos, antes de los 15 años de edad y antes de que comience la actividad sexual.

“Con la vacunación universal se trata de manejar la cobertura, cuando hay más del 35% de cobertura hay algo que se llama protección de rebaño, porque ese 35% protege al resto. Las niñas de primaria tienen mayor posibilidad de anticuerpos y hay más posibilidad de hacer un seguimiento, aplicar dos vacunas y, posteriormente, la tercera dosis”, señaló.

Por su parte, la doctora Valenzuela señaló que es importante aclarar que la vacuna contra el VPH no es una vacuna contra el cáncer cervicouterino.

“Si te vacunas te quita un porcentaje alto de riesgo, pero hay una posibilidad contra la que las mujeres no están cubiertas”, y señaló que si se les deja la idea de la protección total es posible que dejen de acudir con el médico.

“La vacuna es para prevenir el VPH de alto riesgo, pero no contra el cáncer. Hay factores que aumentan el riesgo de padecer cáncer cervicouterino como fumar, tener mucha parejas sexuales sin protección”, explicó.

Respecto a los tratamientos, la doctora explicó que éstos dependen del daño que se haya hecho en el epitelio del cuello, y ya que se realizaron los estudios se decide si hay una congelación para retirar la lesión, o si es más grave y profundo se realiza una conización para hacer estudios y, si ya hay cáncer, el tratamiento cambia, “todo depende de la lesión y penetración del daño que ha causado el virus, porque -insistió- se cura la lesión, no se cura el virus”.

Finalmente, la doctora señaló que la peligrosidad del VPH va a depender de las lesiones y la manera como se haga el seguimiento en una paciente.

“Les digo (a las pacientes) que mientras estén conscientes de que deben acudir a sus consultas con el ginecólogo y se hagan su chequeo no hay problema, porque el cáncer no es de un día para otro, tiene una historia natural, y hay que promover la vacunación, es importante prevenirlo”, concluyó, y pidió a las mujeres que se informen, no entren en pánico, ni piensen que su pareja les fue infiel y por eso tienen VPH.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: