Controla emociones negativas hablando contigo mismo

Hablarte a ti mismo en tercera persona es una forma fácil y accesible de autocontrol

07/08/2017 2:12
AA

Esta técnica reduce el estrés y las emociones negativas

¿Alguna vez te has hablado a ti mismo en tercera persona? Un nuevo estudio comprobó los beneficios que esto puede tener en tu salud emocional, especialmente para el control de emociones.

Según la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Michigan en Estados Unidos, el simple hecho de hablar en silencio contigo mismo y en tercera persona en los momentos de estrés puede ayudarte a controlar mejor las emociones negativas.

Se demostró que hablarte a ti mismo en tercera persona es una forma muy fácil y accesible de autocontrol.

Para ilustrar este hecho, los investigadores usaron el ejemplo de un hombre llamado Juan. Suponiendo que a Juan lo despidieron de su empleo y que estuviera muy molesto por ello, al reflexionar sobre sus sentimientos en tercera persona, sus emociones son mucho menos reactivas.

Usando este mismo ejemplo, la forma de hablarse en tercera persona sería “¿por qué está molesto Juan?”, mientras que la primera persona sería “¿por qué estoy molesto?”.

El estudio demostró que hablarse en tercera persona resultó ser mucho más efectivo para controlar las emociones.

“Referirse a sí mismo en tercera persona lleva a pensar sobre sí mismo de forma más similar a cómo piensan sobre los demás, y se puede ver evidencia de esto en el cerebro. Eso ayuda a las personas a establecer distancia psicológica de sus propias experiencias, lo que a menudo puede ser útil para regular las emociones”, afirma Jason Moser, profesor asociado de psicología.

¿Cómo llegaron a esa conclusión?

El estudio está integrado por dos experimentos realizados por separado en la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Michigan en Estados Unidos.

En uno de los experimentos, los participantes vieron imágenes neutrales e inquietantes y reaccionaron a las imágenes tanto en primera persona como en tercera. En todo momento, su actividad cerebral fue monitoreada por un electroencefalógrafo.

Durante el estudio, se comprobó que al reaccionar a fotos perturbadoras, la actividad cerebral emocional de los participantes disminuía en sólo un segundo cuando se referían a ellos mismos en tercera persona.

Así mismo, se midió la actividad cerebral relacionada con el esfuerzo de los participantes y se encontró que usar la tercera persona no supone un esfuerzo distinto al de hacerlo en primera persona.

Este resultado indica entonces que la auto-charla en tercera persona es una estrategia sencilla en comparación con otras formas de regulación de emociones que requieren un considerable esfuerzo de concentración.

>>Te puede interesar: Correr para eliminar las emociones negativas 

Un segundo experimento

El segundo experimento, dirigido por Ethan Kross, profesor de psicología de la Universidad de Michigan, motivó a los participantes a reflexionar sobre experiencias dolorosas del pasado, usando pensamientos en tercera y primera persona.

En todo momento, su actividad cerebral se midió con una resonancia magnética.

Al igual que en el primer estudio, cuando los participantes usaron la tercera persona, demostraron menos actividad en la región del cerebro implicada en la reflexión de experiencias dolorosas.

“Lo realmente emocionante aquí es que los datos cerebrales de estos dos experimentos complementarios sugieren que hablarse a sí mismos en tercera persona puede constituir una forma relativamente fácil de regulación emocional”, concluye Kross.

Ya los sabes, la próxima vez que tengas pensamientos negativos o dolorosos, concéntrate y habla contigo mismo en tercera persona. Verás que podrás manejar mucho mejor tus emociones para evitar que te afecten.

>>Te puede interesar: Emociones negativas dañan tu estómago 

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: