Estudio revela corrupción y opacidad en salud pública de México

Corrupción y opacidad en la salud pública de México, revela estudio

23/10/2018 7:50
AA
Salud pública en México

La salud pública en México no escapa a los problemas de corrupción, señala el estudio “Salud Deteriorada” encabezado por el doctor Mauricio Hernández, realizado en conjunto con Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Tras el análisis de algunos casos, se reportó una pronunciada sobreestimación de la cobertura de las campañas de vacunación; subutilización de los hospitales de alta especialidad; sobreprecios en la compra de medicinas; mordidas para que se brinde el servicio médico y un millonario gasto en campañas de comunicación social.

El doctor Armando Mansilla, presidente de la Academia Nacional de Medicina, señaló que el estudio revela datos impactantes para una nación en pleno desarrollo.

Te puede interesar: Gobierno federal debe regular y adminsitrar el Seguro Popular

Vacunación: cifras inciertas

Respecto a la vacunación, el estudio reportó que si bien la Secretaría de Salud asegura que cubre el 90.7% de los niños de nuestro país, de acuerdo con información recabada por este grupo de expertos mediante el Instituto Nacional de Transparencia, la cobertura es de apenas 71%, y un análisis de Unicef apenas la coloca en 34.3%.

“Nos deja muy preocupados la sobreestimación que se hace de las campañas de vacunación”. Esa sobreestimación llega al 27%”, afirmó el doctor Hernández, quien fue director del Instituto Nacional de Salud Pública.

La investigación muestra que en materia de vacunación contra el rotavirus, sólo el 8% de los niños recibe la tercera dosis.

El doctor José Ignacio Santos Preciado, ex director del Hospital Infantil de México, aseguró que si bien es cierto que no está debidamente reportada la cobertura de las campañas de vacunación, lo cierto es que no hay conocimiento de que haya enfermos relacionados con esos males, salvo en el caso de la tosferina.

Ejes principales de la investigación

En materia de diabetes, se detectaron conflictos de interés, falta de armonización en los indicadores de impacto y falta de políticas de procuración de medicamentos a nivel nacional, en particular en el caso de esta enfermedad. “Tenemos menos recursos y compramos mal”, aseguró el doctor Hernández.

También detectaron que los hospitales de alta especialidad apenas son aprovechados en un 50% y no hay énfasis en la alta especialidad, porque mayoritariamente atienden partos; no hay registro de indicadores acerca de sobrevida en tratamientos de hemodiálisis y trasplantes.

Además, las compras de medicamentos se hacen con sobreprecios que van del 273 al 341%, generando que un medicamento pueda resultar 1.7 millones de pesos más caro, comentó.

Se analizaron las Asociaciones Público-Privadas (APP) que se han establecido para ofrecer una mejor atención médica. Explicó que de los 18 contratos que firmaron, sólo 7 están en operación. Se estima que hay un desperdicio de 662 millones de pesos por los miles de internamientos y cirugías que no se realizan.

También se reportó que el 40% de los pacientes aseguran que en algún momento han tenido que dar mordidas para que les brinden el servicio médico.

Con respecto a los gastos en comunicación social, el doctor Hernández señaló que se han gastado 3,705 millones de pesos, sin embargo, no se cuenta con una evaluación sobre el impacto.

Conoce más sobre: Presupuesto del PIB para salud debe aumentar en 2019

Mexicanos no creen en el sistema de salud

El doctor Arturo Cervantes, especialista en salud pública y coordinador la investigación, dijo que analizaron el sistema de salud “para identificar las características que lo hacen vulnerable a prácticas de corrupción”, además tomaron en cuenta la opinión de la gente respecto al tema, encontrando lo siguiente:

“Los mexicanos están diciendo que los servicios de salud son deficientes y esto es alarmante”, mencionó. Aproximadamente la mitad de la población considera que los actos de corrupción son frecuentes en los hospitales públicos.

Asimismo, 1 de cada 5 mexicanos mayores de 18 años se quejan de los servicios.

El doctor Alejandro Mohar Betancourt, quien comentó el estudio, dijo que se trata de un instrumento muy importante para incidir en la solución de los problemas pero pidió que no se hagan generalizaciones y estudios más específicos para reportar los problemas. Él como parte del Instituto Nacional de Cancerología tuvo que participar en docenas de licitaciones de insumos y de obra, y cada caso tiene sus particularidades, dijo.

Como ejemplo mencionó que cuando el INCan participó en las compras consolidadas de medicamentos, sufrieron desabasto y tuvieron que optar por otro sistema.

Recomendaciones para el Sistema de Salud Público

Durante la presentación, Sofía Ramírez Aguilar, Directora General Adjunta de Investigación Aplicada de MCCI, y colaboradora del estudio, dio a conocer las recomendaciones principales que surgieron de la investigación.

-La necesidad de mejorar la rectoría del estado en la salud pública, “no tenemos una rectoría centralizada que permita eficientar los procesos y ocupación de los hospitales como debe de ser”.

-Prevenir el conflicto de intereses de facto, pues hay quienes tienen intereses contrarios a la salud pública.

-Mayor transparencia proactiva, porque existe poca capacidad para contrastar cifras debido a la opacidad.

Necesidad de indicadores públicos de gestión. El uso de herramientas electrónicas, como los expedientes electrónicos, deben incluir a toda la población y no solamente a unos cuantos.

-Mejoras en la eficiencia, “las recomendaciones básicas, como las compras de medicamentos, deben ser tomadas en cuenta”, finalizó.


1 comentario

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: