Crean diccionario zapoteco de órganos reproductores

Muchas mujeres indígenas mueren por cáncer cervicouterino, porque no supieron explicar los síntomas que ayudaran a un diagnóstico oportuno.

24/06/2015 9:37
AA

En la etnia zapoteca, ubicada en Oaxaca, las mujeres no saben cómo hablar de sus órganos reproductores porque su lengua no tienen palabras para definirlos.

 
Útero, vagina, óvulos o trompas de Falopio no existen en el idioma de las comunidades, incluso hablar de esas partes del cuerpo femenino se considera tabú o un asunto grosero y ofensivo
 
Muchas mujeres indígenas mueren por cáncer cervicouterino que no fue detectado a tiempo, porque no supieron explicar los síntomas que ayudaran a un diagnóstico oportuno; ellas no sabían cómo se llamaban los órganos afectados por la enfermedad
 
La Secretaría de Salud de Oaxaca estima que al año, mueren en promedio 170 mujeres por este padecimiento, la mayoría de los casos ocurre en comunidades indígenas
 
Sin embargo, la situación pude cambiar, debido a que la agencia de publicidad Leo Burnett México diseñó un libro con seis palabras en zapoteco que definen a los órganos sexuales. 
“Palabras íntimas” o “Diidx xgáatz” en zapoteco, es el nombre del documento elaborado por lingüistas, médicos y mujeres zapotecas de San Bartolomé Quialana, una comunidad donde 70 por ciento de los habitantes sólo habla zapoteco. 
 
Los términos dan nombre a los órganos y explican su función basados en la cultura zapoteca. 
 
Matriz es “Li’z Bdo’o”, pero se define como “la casa del bebé”; el óvulo se llama “Xbí’in Una’a” y significa “semilla de la mujer”; las trompas de Falopio son “el camino de la semilla de la mujer” y su nombre zapoteco es “Xnesiou Blíint Bttn”; ovario es “Rud Raach Xpíin Unaá”, “donde nade una semilla”; el cuello uterino se define como “La puerta de la casa del bebé” y se escribe “Rú’u Liix Bdo’o”; y por último, vagina, que se pronuncia “Rú’u Rdza’a Za’a Bttnt” y significa “donde se une la pareja”.
 
Ana Luna, ejecutiva para Latinoamérica de la agencia, indicó que la incidencia del cáncer en la comunidad se debe a las condiciones precarias de sus habitantes, como en otros pueblos indígenas. 
 
Pero señaló que no sólo es un asunto médico, ya que existen muchas barreras de lenguaje entre los médicos y los pacientes, pues una mujer que acudía al médico no sabía explicar en qué parte del cuerpo tenía molestias. La única palabra con la que contaban era el equivalente zapoteco a estómago, por lo que los diagnósticos eran muy generales o equivocados. 
 
Las mujeres se hacían entender “con señas” cuando iban con el médico, se tocaban y decían “me duele allá abajo”, pero no sabían decir en dónde, explicó. 
 
Para la elaboración del documento se realizó un taller al que asistieron mujeres de la comunidad y un hombre, en el que con láminas y dibujos, médicos y enfermeras explicaron las partes del cuerpo que querían definir (Con información de BBC). 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: