Crean ortoprótesis para flexionar mano móvil

Las prótesis sustituyen a los miembros perdidos y las muletas, andaderas y sillas de ruedas auxilian a realizar actividades que se les dificultan.

24/11/2014 8:54
AA

Para ayudar a que personas con una mano inmóvil puedan flexionarla y extenderla, Jesús Manuel Dorador González e Itzel Flores Luna, profesores de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, desarrollaron una novedosa tecnología que en un año podría concluir sus pruebas clínicas y buscar una transferencia tecnológica que la lleve al mercado.

 
Con su grupo de alumnos, el ingeniero mecánico electricista y doctor en diseño mecánico desarrolló una ortoprótesis, dispositivo basado en un arnés y un chicote con el que el paciente usa el movimiento de sus hombros para abrir y cerrar la mano.
 
“Las prótesis sustituyen a los miembros perdidos y las órtesis (muletas, andaderas y sillas de ruedas) auxilian a los enfermos a realizar actividades que se les dificultan. En este caso es una ortoprótesis, pues el sistema externo ayuda a recuperar el movimiento del brazo, extremidad que sí tiene la persona, pero que no puede mover”, explicó.
 
El dispositivo del grupo de diseño de prótesis mecatrónicas fue creado para quienes padecen lesión del plexo braquial, una afección irreversible en un conjunto de nervios que van de la parte inferior del cuello a la parte superior del hombro y permiten que el brazo, el antebrazo y la mano se muevan y sientan.
 
“Se pretende ayudar a personas que al nacer tuvieron una lesión del plexo braquial. Ésta ocurre cuando, al recibir a un bebé durante el nacimiento, le jalan el cuello y se lo enchuecan hacia un lado, lo que produce lesión en una parte de éste, por la que pasa la comunicación nerviosa del cerebro al brazo y a la mano. Incluso el brazo estorba, pues choca al caminar y no se puede usar. Sucede por negligencia médica en uno de cada mil niños, que de adultos tienen esos miembros inutilizados”, comentó.
 
Con una joven que tiene este padecimiento, Dorador y sus alumnos han trabajado para desarrollar el aparato. Le han realizado más de 15 operaciones y tiene su brazo como en cabestrillo, para que no le incomode.
 
Señales mioeléctricas
Durante su investigación, el universitario realizó análisis por medio de sistemas de adquisición de señales mioeléctricas, que son las órdenes enviadas por el cerebro a cualquier músculo para tener movimiento. 
 
Dorador González y su grupo aprendieron a controlar la señal y comprobaron que, con entrenamiento, se puede tener al músculo en reposo, en fuerza mediana o con mucha fuerza. 
 
El investigador ya tiene autorizado un proyecto Conacyt-FINNOVA (Fondo Sectorial de Innovación) para la nueva etapa de diseño y la construcción de 10 nuevos prototipos que se probarán en una decena de pacientes para validarlo. “Hacemos pruebas con el IMSS para demostrar que esta tecnología ayuda a las personas y no hace daño”.
 
Dorador subrayó que el diseño considera una manufactura que se pueda realizar en México, sin un taller especializado. “No pretendemos que se quede en un cajón o solamente publicado; queremos que realmente lo puedan usar las personas que lo necesitan” (Con información de UNAM).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: