Creer en milagros puede dañar la salud

Aferrarse disminuye los esfuerzos propios para mejorar la situación

03/11/2016 4:00
AA

Cuando nos enfrentamos a momentos difíciles y no aceptamos lo que está frente a nosotros, deseamos que un milagro nos ayude a solucionarlo.

El ser humano necesita creer en algo que sea significativo para cada persona, pero ceder demasiado el control de una figura divina puede conducir a riesgos, por ejemplo, daños en la salud.

Un estudio de la Universidad de Michigan, indica que creer en los milagros puede ser tranquilizador y fortalecedor en un comienzo, pero no hay aferrarse a ellos porque se tiende a disminuir los esfuerzos de buscar tratamiento para una persona enferma o de buscar medidas preventivas en pro del bienestar corporal.

David Hayward, el investigador principal del estudio, indica que las personas son más propensas a dejar que Dios decida y resuelva sobre el problema al que se enfrentan como una enfermedad. Esto ocasiona que el estado de salud se deteriore.

También tiene beneficios

Por otra parte, estas creencias también son benéficas para aliviar la ansiedad y sufrimiento en los casos de enfermedades terminales, cuando la medicina ya no pude ayudar.

Sin embargo es hasta que llegan a esa etapa, cuando las personas religiosas se benefician cuando plantean una “cooperación” con Dios, mientras intentan todo lo posible para tratarse y llevar una vida saludable.

Las investigaciones

En Estados Unidos, donde se realizó el estudio, cuatro de cada cinco ciudadanos, sostienen que Dios realiza milagros y más del 50% afirma haber vivido uno. Los afroamericanos y evangelistas, eran quienes más confiaban el control de sus problemas a Dios.

Un estudio previo realizado por la Universidad de Chicago, encontró que de los pacientes con cáncer, el 61% de los ciudadanos afroamericanos dijo que su enfermedad estaba en control con Dios mientras que los de raza blanca sumaron el 29%.

“En base a nuestros resultados, creemos que esto puede ser un componente importante en la toma de decisiones del cuidado de la salud de los pacientes afroamericanos. Por ejemplo, si únicamente se vuelcan a la oración, mientras retrasan la búsqueda de atención médica”, dijeron los investigadores.

En la investigación de la Universidad de Michigan, se encontró algo similar.

Las actividades religiosas como la oración, leer la biblia y asistir a la iglesia, se relacionan con una mayor creencia en los milagros de curación, que a su vez se relacionan con relegar las responsabilidades de la salud a Dios. La consecuencia de esto es el deterioro de la salud.

La mayor preocupación de los investigadores es que demasiado control y confianza depositados en Dios, puede conducir una sensación de fatalismo sobre la efectividad de los recursos propios.

¿Cómo mantener un equilibrio?

Creer en los milagros no es malo, pero hay que saber mantener un equilibrio y para ello, los especialistas recomiendan algunas acciones.

  • Enfatizar la importancia de trabajar en cooperación con Dios para mejorar la curación
  • Tener líderes religiosos que ayuden a afrontar el proceso, pero sin restar la importancia de involucrarse en el proceso.
  • Adoptar ciertas creencias en beneficio personal. Esto ayuda a la gente a “ser más activa en el mantenimiento de su propia salud ya que es visto como un deber sagrado”.

En el caso de que el paciente agonice, se le debe permitir, si lo desea, beneficiarse de un “asesoramiento divino” para que pueda morir en paz. El trato debe ser respetuoso y con delicadeza.

Y tú, ¿crees en milagros?

(Con información de Infobae)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: