¿Cuál es la mejor forma de conquistar?

Pasar juntos una situación de riesgo, enamora más que una cita romántica, dicen los especialistas.

17/02/2015 3:41
AA

Más que un ambiente tranquilo un fin de semana en un hotel lujoso, el mejor escenario para conquista a la pareja son aquellas situaciones que elevan la adrenalina.

La idea se maneja de cómo algunos superhéroes son capaces de enamorar a las mujeres que rescatan del personaje malvado, mientras las llevan volando sobre los rascacielos, con la adrenalina al tope; pero en su vida diaria no es igual. El éxito de los héroes está en los niveles de adrenalina de las rescatadas, que las hace más susceptibles al enamoramiento. 
 
De acuerdo con algunos experimentos, esto es real. El primero se realizó en la década de los 70 en Canadá, por los psicólogos Donald Dutton y Art Aron, donde probaron que era más fácil enamorarse en situaciones de riesgo. 
 
Un par de experimentos lo han demostrado. El primero se llevó a cabo en los años setenta en un ingenioso experimento que llevaron a cabo en Canadá los psicólogos Donald Dutton y Art Aron. Se eligieron dos puentes muy diferentes que cruzan el cañón del río Capilano, en Canadá. Uno de ellos es sólido, ancho y de poca altura. El otro, una de las atracciones más célebres entre quienes visitan Vancouver,  es un viejo puente colgante de madera, de 150 metros de largo y 90 de ancho, que se tambalea a 70 metros de altura sobre las rocas del cañón en cuyo fondo discurre el río. 
 
Varios voluntarios cruzaron uno de esos puentes. A mitad de camino los interceptaba una encuestadora, que les pedía responder a unas preguntas para un trabajo de su Universidad, después les daba su número y les decía que podían llamarla si necesitaban alguna “aclaración adicional”. Nueve de los 32 participantes que pasaron por el inestable puente colgante se sintieron lo suficientemente atraídos por la entrevistadora para llamar; mientras que de los que cruzaron el puente menos impresionante, sólo dos sintieron la necesidad de retomar el contacto.
 
Este comportamiento se le conoce como atribución errónea de la activación o excitación y hace referencia al error que cometemos al identificar la causa de lo que sentimos. En quienes cruzaron el puente, la adrenalina estaba alta por la sensación que producía estar a 70 metros sobre el suelo en una estructura de madera tambaleante, lo que provocaba latidos y respiración acelerada y tal vez cierta debilidad en las piernas; mismas manifestaciones a las que sentimos cuando alguien que nos resulta atractivo se acerca.
 
Atribuir esos síntomas erróneos al encuentro con la joven es lo que hizo que los voluntarios que cruzaron el puente de madera experimentaran la atracción por la chica que les abordó; pues quienes  cruzaron el puente seguro no experimentaron tales síntomas, y por eso la misma entrevistadora tuvo menos éxito
 
Con eso quedó probado que en situaciones de riesgo la posibilidad de enamorarnos de la persona que tenemos enfrente es mayor (Con información de ABC).

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: