¿Cuántos y cuáles son los tipos de hepatitis?

Conoce sus manifestaciones, vías de infección, la edad más común de su incidencia y qué te puede ocasionar.

26/07/2013 7:34
AA

En México el tipo de hepatitis A es la más común, seguida por la del tipo C; sin embargo la que es de mayor cuidado es la última, ya que según datos de la OMS más de 350 mil personas mueren al año por consecuencias de enfermedades del hígado relacionadas con la hepatitis C, indicó el gastroenterólogo Ignacio García Juárez (*).

Asimismo, dijo que la hepatitis es poco notoria y se diagnóstica demasiado tarde, ya que sólo el 1% de quienes la padecen tiene sintomatología, lo cual es propicio para que se complique la enfermedad y se llegue a la cirrosis hepática. Agregó que desafortunadamente la enfermedad comienza a ser evidente sólo cuando más 50% del hígado está afectado.

Tras llegar a la cirrosis hepática, señaló que el 90% de los casos por el virus de hepatitis B y C, evolucionan a cáncer de hígado, por lo que se debe evitar que la enfermedad se vuelva crónica y se debe tratar de inmediato.

Dentro de los síntomas, mencionó García que desafortunadamente la hepatitis con menos secuelas que es la del tipo A, es la que presenta síntomas, y que son: Ictericia (apariencia de color amarillento en la piel), fiebre, cansancio, nauseas y dolor en las articulaciones.

El gastroenterólogo comentó que la hepatitis es una enfermedad multifactorial, y que depende de su tipo el tratamiento, ya que se conocen 5 diferentes y son los siguientes, con su respectiva explicación:

El virus A: Es el tipo más frecuente en niños y adolescente, entre los 5 a 14 años de edad; y como todas las hepatitis se diagnóstica mediante una prueba de sangre. Se trasmite por alimentos contaminados, por materia fecal; y a veces por la madre en la lactancia, o a través de transfusiones.

Sin embargo, es un virus que se resuelve de manera natural si las defensas del cuerpo están saludables, y pocas veces deja secuelas. Es un mito que se curen con dulces. Se puede presentar en todas las edades, pero en adultos es más fácil que se complique.

El virus del tipo B: Los más afectados son la gente sexualmente activa entre los 25 a 45 años de edad, ya que se transmite por dicha vía, además dé por transfusiones de sangre y por reutilizar materiales punzocortantes de pacientes infectados. Puede dar manifestaciones renales, cutáneas, hematológicas o en la sangre.

Se estima que sin saberlo más de 2 mil millones de personas en el mundo tienen hepatitis B, por lo que la transmiten, según datos de la OMS; y que en México la prevalencia del virus está presente en menos de 3 millones de personas, pero que de esos 300 mil requiere tratamiento, porque pueden tener cirrosis hepática.

La hepatitis C: La edad más frecuente de prevalencia es en personas de 25 a 60 años de edad, y se puede transmitir a través de transfusiones de sangre, por compartir materiales punzocortantes con personas infectadas, o incluso por material odontológico no esterilizado adecuadamente. Se sabe que la transmisión sexual es poco frecuente. No se contagia por abrazar a alguien, o por compartir elementos de cocina con algún infectado con el virus.

Dentro de los tipos de hepatitis existen genotipos, que indican agresividad del virus y por ende la duración del tratamiento. En México el tipo 1 que es el más agresivo, es el más prevalente con el 70% de los casos. En cuanto al tratamiento, el 10% comienza a recuperarse del virus de la hepatitis, en los primeros 6 meses, mientras que el resto puede pasar a la forma crónica.

Se sabe que después de 20 a 30 años de una hepatitis C, se va desarrollar cirrosis hepática, la cual  desencadena en un 90% en cáncer de hígado, y que puede ser mortal.

La hepatitis D: Esta poco estudiada a nivel mundial y habitualmente va acompañado del virus de la hepatitis B. Es más frecuente en el conteniente asiático y su principal vía de transmisión es la sexual. Es de alto riesgo porque puede potencializarse con la hepatitis B, y desarrollar cáncer o cirrosis.

La hepatitis E: El 5% de la población mexicana afectada tiene este tipo de virus, y es similar a la del tipo A, ya que se cura con facilidad en personas que no tiene problemas con sus defensas; además de que se transmite por alimentos contaminados con partículas fecales.

Se presenta más en hombres y mujeres, entre los 15 a 40 años. Y tarda en dar sintomatología aproximadamente 15 días. La hepatitis E, es peligrosa en mujeres embarazadas, ya que en el 0.5% al 3% de los casos es fulminante.

En conclusión, señaló García que las personas que tuvieron una transfusión de sangre antes del 1993 pueden tener algún tipo de hepatitis, ya que no había una forma de vigilancia en la sangre y era común que estuviera infectada con el virus, por lo que sugirió que se apliquen una prueba de sangre completa, para de ser el caso tratarse lo antes posible.

(*) Dr. Ignacio García Juárez

Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: