Cuesta de enero aumenta trastornos de sueño

A principios de año es común que el insomnio se presente debido que muchas personas llevan a la cama sus preocupaciones financieras.

11/01/2013 10:05
AA

 La cuesta de enero, los gastos de fiestas decembrinas y las deudas, aumentan los trastornos del sueño, que afectan a casi 35 millones de mexicanos, de los cuales 10 % ronca o padece insomnio, dijo Blanca Chong, médico adscrita al Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS.

Quien recomendó a para quienes padecen este tipo de problemas, consultar a un especialista. Pues, explicó que pueden llegar a alterar las actividades y funciones diarias, llevando a una mala calidad de vida.

Asimismo, explicó la especialista que a principios de año es común el insomnio, debido a que al momento de tratar de conciliar el sueño muchas personas llevan a la cama sus preocupaciones financieras y laborales.

«Se resienten los gastos de las fechas decembrinas, inicia la cuesta de enero, existen deudas por pagar o tal vez un nuevo trabajo y todo eso ocasiona que en la madrugada se comiencen a hacer las típicas cuentas mentales, a dar vueltas en la cama tratando de encontrar una solución a los problemas», agregó.

Los trastornos en el sueño presentan ciertos síntomas, como la sensación de cansancio o mucho sueño durante el día, o falta de concentración durante las horas de trabajo.

Problemas ante los que Chong recomendó que lo primero que se debe adoptar si se padece insomnio es adquirir unas buenas pautas y hábitos de actividad, horarios, dieta y ritmo de vida que faciliten el sueño.

Sin embargo, comentó que si el problema es grave y afecta de forma negativa la vida diaria, lo más recomendable es acudir al médico para aclarar las causas del insomnio y recibir una solución y un tratamiento que alivie su problema.

Refirió la médico que casi 35 millones de mexicanos sufren trastornos del sueño y 10% de ellos ronca de forma crónica o padece de insomnio, de los cuales 50 mil presentan patologías muy graves del sueño que llegan a afectar sus actividades cotidianas y, en algunos casos, los conduce a la muerte.

La cantidad de sueño necesario es variable en cada persona y está genéticamente determinado; un recién nacido duerme cerca de 18 horas, un adulto joven de 7.5 a ocho horas y un anciano alrededor de 6.5 horas, señalo Chong.

De la tercera a la sexta década de la vida se produce una disminución gradual de la calidad del sueño, por lo que se vuelve este más fragmentado y superficial, especificó.

Para quienes sufren insomnio, recomendó no consumir cafeína desde seis horas antes de acostarse; evitar fumar, así como ingerir alcohol como mínimo dos o tres horas antes; y tampoco realizar ejercicio físico en exceso ni actividades estimulantes antes de acostarse.

Además, practicar con regularidad ejercicio físico moderado, no realizar cenas abundantes ni ingerir grandes cantidades de alimentos o líquidos antes de irse a dormir, tampoco ir a la cama con hambre o sed; usar un colchón adecuado; mantener un ambiente agradable, sin ruido, con poca luz y no mirar la hora. (Con información de El Universal)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: