Cuidado con la dieta durante el embarazo

En la etapa gestacional, el bebé puede acostumbrarse a los alimentos que la mamá consume, inclusive con la comida chatarra.

27/03/2013 6:17
AA

 Durante el embarazo, la futura mamá debe de llevar una dieta sana, rica en nutrientes y con que su ajuste de calorías sea óptimo para el desarrollo del bebé. Pero en estas situaciones, aparecen los antojos que regularmente son de comida chatarra, que es pobre en nutrientes, rica en calorías y fomenta la obesidad.

 
La obesidad materna está asociada con la mayoría de las complicaciones existentes en un embarazo, como la hipertensión gestacional, preeclampsia, diabetes mellitus gestacional, problemas tromboembólicos, síndrome metabólico, que el bebé tenga una talla grande para su edad (LGA) e incremento en la incidencia de defectos congénitos.
 
A pesar del conocimiento e información de los peligros que conlleva, existe una alta proporción de mujeres embarazadas con obesidad que no son conscientes sobre lo que esto puede ocasionar, además del grave peligro al que pueden exponer al bebé como resultado del peso y los malos hábitos a la hora de comer.
 
La manera en como la madre come, acostumbra las papilas gustativas del feto a través del líquido amniótico, como ejemplo: Si una madre tiene gusto por las frutas y las verduras, el bebé las aceptará rápidamente, lo mismo se ha reconocido en condimentos como el ajo.
 
La habituación del paladar, se extiende también, en el periodo de lactancia, esto, según especialistas es lógico ya que los niños asocian los alimentos con la “seguridad” materna.
 
Desafortunadamente, este proceso no es exclusivo de los alimentos saludables, también existe habituación con la comida chatarra, según una investigación que se publica en la revista especializada “FASEB Journal”, en donde queda demostrado como las mamás embarazadas “transmiten” el gusto por la comida chatarra a sus bebés.
 
Todo esto se debe a los cambios que se hacen en la dieta materna se introducen sobre el circuito de señalización de opiáceos en el cerebro del recién nacido.
 
Los bebés que tienen menos resistencia a los opiáceos, los cuales se liberan fisiológicamente cuando se consumen alimentos ricos en grasas y azúcares.
 
El resultado de la tolerancia a la comida chatarra es que necesitan consumir más de la misma para que tener una sensación de bienestar, lo que puede provocar obesidad y problemas metabólicos.
 
La investigación se realizó experimentando con ratas, pero los investigadores se muestran confiados en que el mecanismo es el mismo en los humanos, por lo que se podrían utilizar los resultados para que las futuras madres puedan adoptar hábitos más saludables, con el objetivo de “heredarlos” a sus hijos, ya que el consumo de comida chatarra se considera una adicción.
(Con información de ElMundo.es)

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: