Cuidado de la piel debe iniciar en la infancia

El principal consejo es no exponerse demasiado al sol, utilizar una crema protectora y no tallarla con estropajos de nylon al bañarse.

23/09/2011 8:59
AA

Generalmente comenzamos a cuidar nuestra piel a partir de la adolescencia, cuando aparecen los síntomas del acné, pero hay quienes lo hacen hasta la etapa adulta, ante la inminente aparición de las arrugas.

Lo cierto es que si se pretenden evitar los riegos del cáncer de piel y retrasar el proceso de envejecimiento, lo mejor es que los cuidados empiecen desde la infancia, advirtió a SUMEDICO la dermatóloga Alejandra Iglesias López (*), académica titular en la UNAM.

La especialista refirió que además de ser el órgano más grande, la piel es la más expuesta a las inclemencias del tiempo, como los rayos del sol, o al roce de la ropa, por ejemplo, y es sumamente importante cuidarla porque es la barra protectora de todo nuestro cuerpo.

Además, debe de considerarse que durante los primeros 18 años de vida se acumula el 50 por ciento de radiación Ultra Violeta (UV) que se concentra en nuestro cuerpo toda la vida, “entonces no cuidar la piel desde la infancia representa un mayor riesgo de cáncer de piel”, enfatizó la dermatóloga.

Cuidados de bebé y durante la niñez

Al referirse a los cuidados desde la infancia, la especialista hizo énfasis en que se debe de considerar que la piel en esta etapa es sumamente delicada, por lo que se deben esmerar los cuidados. En caso de que se presenten síntomas de dermatitis atópica, es decir, de una mayor sensibilidad al sol, que se manifiesta con manchas blancas conocidas como “jiotes”, o irritaciones severas por frío, roce de ropa, etcétera, se debe llevar al menor al dermatólogo.
 

Los cuidados básicos en un bebé o niño son:

  • No exponerlo demasiado al sol.
  • Aplicar protector solar.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Bañarlo con agua tibia, sin tallar su piel.
  • Utilizar jabones neutros; no se recomiendan los productos destinados a bebés porque contienen colorantes y perfumes.
  • Hidratar con la toma de agua, preferentemente electrolizada.

 Cuidados en la pubertad

En la etapa de la pubertad, explicó la dermatóloga Iglesias López, las hormonas producen cambios sexuales secundarios, los cuales a su vez provocan la generación de cebo de manera desproporcionada en cara, pecho y espalda, principalmente, por lo que se deben extremar los cuidados de la piel. Se recomienda:

  • Bañarse a diario.
  • Lavarse la cara y zonas grasas varias veces al día.
  • Usar jabones y lociones astringentes.
  • Aplicar protector solar en forma de gel o loción, que contienen menos grasa.
  • Utilizar cremas especiales de hidratación para pieles grasosas.
  • Consumir agua en abundancia, en especial si se practica algún deporte.
  • Acudir al dermatólogo, aun cuando el acné no sea excesivo, para evitar que éste deje lesiones en la piel.
  • Dieta balanceada.
  • Ejercicio por lo menos dos veces por semana.

Cuidados en la etapa adulta

Es a partir de los 20 años que se deben intensificar los cuidados para evitar la oxidación de la piel, advirtió la experta, pues en esta etapa comienza el envejecimiento celular.

“El envejecimiento es un fenómeno natural que se refleja en la piel; es parte de la vida, que se acentúa, por ejemplo, por las radiaciones solares que secan la piel y hacen que las estructuras de colágeno se quiebren. Las cremas que se utilizan en la etapa adulta lo que hacen es postergar el fenómeno de oxidación, por ello existen diversos tipos, acordes con cada edad”.

La experta puntualizó que se deben respetar los parámetros de la edad que marcan las cremas, pues su uso es cosmético y por ende se formulan de acuerdo con las necesidades de cada edad.

“A los 20 años generalmente tienen ciertos exfoliantes e hidratantes, para postergar la aparición de las arrugas; después de los 40 años, cuando ya hay algunas arrugas, los componentes utilizados tienen el fin de reforzar las fibras de colágeno.

“En la etapa senil, los productos suman los exfoliantes, emolientes, colágeno y otros componentes conocidos como tensores para disminuir la flacidez. Si se llega a utilizar de joven una crema destinada a una persona adulta, no le servirá porque no lo necesita, pero además puede provocarse una irritación”.

Ahora, apuntó, hay personas a las que no les interesa utilizar emolientes con fines cosméticos, por lo que “si sólo quieres mantener tu piel hidratada, puedes usar cualquier crema blanca de la marca que sea”.

Una rutina diaria de cuidado de la piel para personas adultas se basa en:

  • Baños cortos, con agua tibia.
  • Evitar tallar la piel con estropajos de nylon; es mejor emplear esponja o incluso solo la palma de la mano.
  • Utilizar jabones neutros.
  • Beber agua.
  • Usar protector solar.
  • Tener una dieta balanceada, con alto contenido en fibras y antioxidantes.
  • Hacer ejercicio.

(*) Dermatóloga Alerjandra Iglesias López, adscrita al IMSS, Académica Titular en la UNAM. E-mail: alexandra@hotmail.com, Tel. 52-868000 21351
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: