Cuidados en la escuela del niño diabético

El colegio es fundamentales en el desarrollo social de los menores con glucosa alta, por lo que es indispensable un plan con maestros y compañeros.

31/08/2010 8:05
AA

Si la escuela forma parte de la vida de cualquier niño y se ha mostrado indispensable para la armonía de su desarrollo en el caso de una condición como la diabetes, su importancia es aún mayor.
 
El papel de la escuela para la integración del niño con diabetes es decisivo, favoreciendo situaciones de convivencia no discriminatorias, fomentando hábitos de autonomía y posibilitando la adquisición de conocimientos que ayudarán al desarrollo del niño en todas sus potencialidades.
 
Si tu hijo fue diagnosticado recientemente es muy importante que te reúnas con el personal que trabaja en la escuela de tu hijo y tracen en conjunto un plan de cuidados. Ahora bien, si el diagnóstico ocurrió hace varios años, nunca es tarde para que hables con los profesores y directivos sobre la situación de tu hijo.
 
No se trata de pedir un trato diferente sino de que todos sepan qué hacer en caso de emergencia o qué actividades, como alumno, deberá realizar para su cuidado: medición de glucosa, inyección de insulina y ocasionalmente tomar jugo o comer una colación para resolver una baja de glucosa (hipoglucemia).
 
Los maestros de tu hijo deberán ser capaces de ayudarle con sus cuidados en diabetes, y la única manera es enseñándoles sobre diabetes y las herramientas de su control.
 
El siguiente paso es trabajar un plan junto con tu hijo y los profesionales de salud que lo rodean. En éste deben estipularse los cuidados rutinarios y los elementos de riesgo para estar siempre prevenidos: tu hijo y tú deberán compartir este plan con la dirección, los maestros y con la enfermera de la escuela. De preferencia hazlo por escrito para que cada una de las partes cuente con una copia del documento.
 
Deberás proporcionar al personal de la escuela de tu hijo una hoja detallada en donde se describa el tratamiento de diabetes recetado por el equipo de profesionales de la salud (sus rangos de glucosa mínimos y máximos, sus horarios de insulina, su plan de alimentación y los horarios en los cuales deberá medir su glucosa en sangre). Los temas que debes comentar con ellos pueden ser:
 
¿Qué es la diabetes?

Signos y síntomas de la hipoglucemia y qué  hacer en caso de una hipoglucemia

Signos y síntomas de una hiperglucemia y qué  hacer en caso de una hiperglucemia

Como vigilar automonitoreo e inyecciones del niño

Alimentos permitidos y no recomendados

Cuándo y donde localizar a los padres
 
No se puede esperar que la mayoría de los maestros estén bien informados sobre cada uno de los padecimientos que un alumno pudiera llegar a padecer. Sin embargo, cuando un alumno con algún padecimiento llega a un salón de clases, los maestros y el personal de la escuela deberán adquirir los conocimientos necesarios para apoyar. El grado de participación de los maestros dependerá de la edad del niño, de la etapa de desarrollo y de las rutinas relacionadas con su diabetes. 

La Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda a los padres de familia platicar con la escuela para que el personal que labora ahí sea capaz de realizar los siguientes puntos, en caso de que su hijo lo necesite.
 
•    Un adulto deberá ser capacitado para analizar los niveles de glucosa en sangre. Deberá saber qué hacer si los niveles de glucosa están fuera de rango, cuándo realizar pruebas para ver si hay cuerpos ceténicos y qué hacer si hay niveles de cuerpos ceténicos.
 
•    Un adulto deberá ser capaz de reconocer y tratar la hipoglucemia y la hiperglucemia. Si el niño o adolescente es capaz de atenderse por sí mismo, se le deberá permitir hacerlo en todo momento pero permaneciendo bajo la supervisión de un adulto en todo momento.
 
•    Si debe inyectarse insulina en horario escolar, un adulto deberá ser capacitados para inyectarlo (y/o supervisarlo mientras él mismo lo hace).
 
•    Un adulto deberá ser capacitado para inyectar glucagon (para tratamiento de hipoglucemias).
 
•     Deberá permitírsele ver al médico de la escuela o al personal médico de la misma cuando lo requiera.

•     Se le deberá permitir tomar sus colaciones en cualquier lugar y a cualquier hora.
 
•    Se le deberá permitir faltar a la escuela para asistir a citas con su médico para el monitoreo adecuado de su diabetes sin que esto tenga repercusiones negativas.
 
•     Se deberá permitir su participación total en cualquier actividad deportiva, actividad extra-escolar, salidas escolares, bajo la supervisión necesaria.
 
•     Número telefónico del médico y del educador en diabetes.
 
•     Instrucciones sobre en qué situaciones desea que se le contacte (muchos padres solicitan ser informados cuando el niño tiene episodios de hipoglucemia durante el horario escolar, no únicamente en emergencias).
 
Aunque tu hijo siempre debe traer consigo las herramientas necesarias para su cuidado, como medidor de glucosa, jeringas o pluma de insulina, cartuchos o frasco de insulina, colación, jugos, pastillas de glucosa, etc., es conveniente que en su salón de clases o en la enfermería de la escuela cuente con una pequeña caja para atender emergencias. Algunas sugerencias de lo que debe incluir la caja: tiras extra para el medidor de glucosa (no olvides revisar la caducidad frecuentemente), pila extra para el medidor de glucosa que utiliza tu hijo, jeringas para inyección de insulina, insumos para bomba de insulina (si es que tu hijo utiliza esta terapia), tiras para medir cetonas en orina, un jugo, pastillas de glucosa, caramelos No light, glucagon (no olvides revisar la caducidad frecuentemente), y por supuesto en esta caja también debes colocar todos los datos del tratamiento que lleva tu hijo y los teléfonos de emergencia.
 
Si la enfermería de la escuela cuenta con refrigerador es importante que envíes un frasco de insulina extra. Colócale una etiqueta con el nombre y grado de tu hijo y revisa frecuentemente la caducidad.
 
Recuerda que el cuidado de la diabetes de tu hijo puede llevarse sin problemas si logras trabajar en equipo. La diabetes no debe ser impedimento para que un niño o adolescente realice actividades deportivas con sus compañeros, asista a eventos escolares, visitas a museos o excursiones. El punto es que todos los que rodean a tu hijo sepan qué hacer ante las emergencias. Platica con los maestros de tu hijo. Seguramente se mostraron dispuestos a ayudar y ante cualquier anomalía o situación discriminatoria no dudes en comunicarte a las autoridades correspondientes como por ejemplo el Consejo Nacional para prevenir la discriminación (CONAPRED) para que puedan orientarte y dar una mejor solución al respecto. El teléfono es 0155 52 62 14 90 o visita www.conapred.org.mx
 
Aunque en México no existe una ley o regulación contra la discriminación de las personas con diabetes aquí enunciamos algunos puntos a los que todo niño con diabetes debe tener derecho:
•    A tener  un trato igual al del resto de los niños del colegio.

•    A tener el apoyo de todo el personal escolar para que su estancia en la escuela sea adecuada

•    Se le permitirá  realizar todos los cuidados necesarios durante los horarios de clase (medición de glucosa, aplicación de insulina, consumo de agua y alimentos en caso de requerirlo)

•    Se evitarán prácticas discriminatorias y/o excluyentes

(Con información de la Federación Mexicana de Diabetes A.C.)
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: