Días con smog, vulneran salud de apéndice

Estudio halló que la contaminación del aire además puede propiciar que el apéndice de los pacientes se reviente por exposición al ozono.

15/07/2013 12:48
AA

 Un nuevo estudio de la Universidad de Calgary, afirmó que los días con smog ponen un riesgo mayor al apéndice de reventar a causa del ozono, señaló Gil Kaplan, líder de la investigación.

Esta conclusión fue el resultado de analizar a doce ciudades canadienses con 36 mil pacientes, en los días con un alto nivel de smog en comparación con los días de smog bajos, y se encontró que con la exposición al ozono en el corto plazo, las personas que acudían a urgencias por problemas con su apéndice eran 22% más por cada aumento de 16 partes por mil millones del ozono en el aire.

El estudio, publicado en Environmental Health Perspectives, halló que esta condición del aire había estado presente entre tres y siete días previos al problema de apendicitis.

 Robert Glatter, médico de la sala de emergencias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, que no participó en el estudio, señaló que esta fue una asociación con la que no se había relacionado previamente a la contaminación atmosférica.

En el estudio, los investigadores notaron que la apendicitis (una inflamación en el minúsculo órgano vestigial conocido como apéndice) afecta a alrededor de una de cada 15 personas. Un apéndice reventado puede resultar letal si no se trata, y es una causa común de la cirugía de emergencia.

“La perforación ocurre en entre el 16 y el 40 por ciento de los casos de apendicitis aguda, y se asocia con una mayor tasa de complicaciones, que incluyen infecciones de la herida, abscesos intraabdominales, además de obstrucciones del intestino delgado”, señaló Glatter.

El equipo de Kaplan dijo que los desencadenantes exactos de la apendicitis aún se ignoran, pero que la contaminación atmosférica podría ser uno de ellos.

“Una reducción en la incidencia de la apendicitis en los países desarrollados hacia finales del siglo XX coincidió con la promulgación de leyes que llevaron a reducciones en las concentraciones de varios contaminantes atmosféricos del aire libre”, apuntó.

Los estudios con animales también han sugerido que la contaminación atmosférica podría provocar cambios en los intestinos que podrían aumentar el riesgo de apendicitis.

“En los pacientes muy jóvenes y en los mayores, la apendicitis perforada puede ser una afección muy grave, incluso letal, en esas poblaciones vulnerables, con frecuencia debido a un retraso en el diagnóstico”, señaló el Dr. Edward Chin, profesor asociado de cirugía de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

“Si la investigación apunta a formas de prevenirlo, sería sorprendente”, concluyó el investigador. (Con información de Medline)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: