Daños físicos y emocionales de la violencia

Las mujeres que sufren de violencia, suelen alejarse de sus familiares, sienten culpa y tienen diferentes malestares físicos.

24/11/2015 2:58
AA

La violencia hacia la mujer que se ejerce especialmente por la pareja, constituye uno de los principales problemas sociales que si no se detiene, puede provocar graves daños a la salud física, sexual, emocional y en casos extremos la muerte.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define como violencia contra la mujer o de género a “todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.
 
De acuerdo a la OMS, el 35% de las mujeres de todo el mundo, han sufrido algún tipo de agresión física o sexual por parte de sus parejas en algún momento de sus vidas, lo que deja graves secuelas en su salud.
 
Los efectos de la violencia pueden surgir desde el principio de los ataques, durante la relación o incluso después de alejarse del agresor.
 
A menudo, las mujeres que sufren de agresión comienzan a alejarse de la familia, las amistades y de todo tipo de asociaciones o grupos, además de presentan problemas de salud que usualmente son confundidos con otras enfermedades
 
Sin embargo, estos no son los únicos efectos, ya que también se encuentran los siguientes:
 
Daño físico: suele ser el efecto más visible de la violencia. Aquí se engloban los moretones, roces, cortes, magulladuras, roturas de huesos y quemaduras. Asimismo se incluyen malestares como dolores de cabeza, de espalda, de articulaciones, musculares, de abdomen, cansancio excesivo, tensión muscular, pérdida del apetito y problemas digestivos
 
Daño sexual: debido a que muchas veces el agresor obliga a la mujer a tener relaciones sexuales, se suelen presentar trastornos menstruales, dolor vaginal intenso, embarazos no deseados, transmisión de enfermedades, infecciones renales, sangrado uterino y en caso de embarazo, partos prematuros o desprendimiento de la placenta.
 
Daño social: al comienzo las mujeres son aisladas por su pareja pero entre más pasa el tiempo, son ellas quienes se alejan porque sienten culpa y vergüenza. Llegan a sentir que todo lo hacen mal, se desvalorizan e incluso llegan a justificar el maltrato. Muchas veces cuando hacen conciencia sobre el maltrato, continúan en la relación por el miedo de que su pareja las vaya a lastimar o a sus seres queridos.
 
(Con información de Madrid más)
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: