De cómo la ciencia puede cambiar tu vida

Estudiantes de medicina cuentan cómo es que la investigación científica les abrió el pensamiento hacia nuevos horizontes profesionales.

16/08/2013 8:25
AA

El programa “Verano de la Investigación Científica” en su edición 2013, “fue la mejor experiencia de vida” para los estudiantes de medicina: Diana Karina López Manzanares y Obet Jair Canela Calderón, según lo que relataron para SUMEDICO en la entrega de reconocimientos del programa educativo.

La oriunda de Tamaulipas, Karina López, quien trabajo en tres líneas de investigación,  dijo en una haber sentido emoción y miedo, pues “tenía que inducir en ratones el Parkinson mediante la inyección de la toxina MPTP, de la cual bastaba con que me inyectara una gotita, para que pudiera desarrollar la enfermedad”.

Afortunadamente López indicó que venció su temor y perfecciono el aplicar inyecciones subcutáneas e intraperitoneales, además de que pudo observar la evolución sistémica del Parkinson, entre otras cosas más. Sin embargo, dijo no haber descubierto algo diferente sobre la enfermedad.

Otra anécdota que expuso, fue que en la observación de cisticercos en el cerebro, “llego un momento en que parecía estar obsesionada, pues quería estar todo el tiempo estudiando, ya que mientras más sabía, me daba cuenta que habían muchas cosas que seguía ignorando” pero indicó estar consciente que “no es posible saberlo todo”.

Sin embargo; la investigación que le causo más satisfacción y aprendizaje a López, fue el estudio de la tuberculosis en pacientes con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH); enfermedad que es la causa más importante de mortalidad entre las personas que viven con el Virus de inmunodeficiencia humana, según comunicados de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pues en el estudio de un paciente con VIH y tuberculosis, López dijo haber tenido un acercamiento humanista, porque cuando desafortunadamente murió el sujeto estudiado, dijo agradecer mentalmente que donara su cuerpo para la ciencia, y le hizo los cortes que necesitaba para su indagación, con mucho respeto.

Sobre la tuberculosis, comentó que todas las personas con VIH o SIDA deben hacerse la prueba cutánea de la tuberculina o una prueba de sangre, “esto para verificar que la enfermedad no esta en ellos, pues si se encuentra a tiempo puede tratarse y evitar la muerte”, ya que “es la causal de alrededor de un tercio de los infectados”.

Por su parte, Obet Canela contó que su estancia en el Servicio de Neurología del Instituto de Ciencias Medicas y Nutrición Salvador Subiran, le abrió el pensamiento, pues dijo que “siempre había tenido la idea de que la medicina se puede complementar con la investigación, pero ahora creo que es parte esencial de la carrera”

Asimismo, Canela dijo haber descubierto que “no hay límites en lo que se puede estudiar”, ya que al ayudar al prototipo de encuesta de cefaleas primarias (dolores de cabeza que no son resultado de una alteración, como un tumor), vio que “la estadística juega un papel fundamental en la compresión de las enfermedades”.

Pues comentó que “en México existen pocos datos epidemiológicos de padecimientos y enfermedades; sin embargo, son necesarios para saber las razones socio-culturales, de las enfermedades, su prevalencia y causas de que no se traten oportunamente”

Otro punto que señaló el oriundo de Veracruz que radica en el D.F., es que “hacer preguntas no es tarea fácil, pues deben ser precisas, y lanzar resultados significativos y medible, lo cual a veces es literalmente un  dolor de cabeza primario”

Por último, Canela dijo sentirse orgulloso de haber ayudado con el prototipo de encuesta para cefaleas primarias, que se pretende aplicar en próximos años en toda la republica mexicana, pues dijo que es algo trascendental ya que enunció ¿quién no ha tenido un dolor de cabeza sin razón aparente?

Panorama actual

José Franco presidente de la Asociación Mexicana de Ciencias (AMC), contó que este año el programa “Veranos de la ciencia” dio el impulso a la investigación a 2 mil 936 jóvenes, de los cuales, la mayoría provenía de una licenciatura, pero también hubieron 47 chicos en bachillerato que participaron.

 

Otros puntos que destaco Franco, fue que las mujeres en este año fueron mayoría en el programa, pues representaban el 55% de los participantes y que entre los estados más participativos estuvieron Sinaloa y Tabasco.

Asimismo, aprovecho el directivo para hacer énfasis en que “mientras en Estados Unidos el año pasado se destinó 2.7% del producto interno bruto (PIB) a ciencia e innovación, en nuestro país la inversión fue cinco veces menor”, lo cual indicó “da pie a la fuga de cerebros”.

En conclusión, el especialista indicó que para lograr un desarrollo palpable en ciencia y tecnología, “México debe buscar el equilibrio entre la inversión pública y la privada “.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: