Dejar de fumar reduce el estrés

Estudios demostraron que los no fumadores tienden a reportar un menor estrés que los fumadores.

18/06/2010 11:27
AA

Muchas personas dicen necesitar del cigarro para calmar sus nervios. Sin embargo, un estudio británico ha demostrado  que los niveles de estrés crónico pueden bajar después de que una persona abandona el hábito.

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional de la persona. El resultado fisiológico de este proceso es un deseo de huir de la situación que lo provoca o confrontarla violentamente. En esta reacción participan casi todos los órganos y funciones del cuerpo, incluidos cerebro, los nervios, el corazón, el flujo de sangre, el nivel hormonal, la digestión y la función muscular.

El estudio se realizó con 469 fumadores que intentaron dejar de fumar después de ser internados por enfermedad cardíaca. Se demostro que aquellos que se alejaban de la nicotina por un año reportaban un menor nivel de estrés.

Según los investigadores de Barts y The London School of Medicine and Dentistry, los nervios prácticamente no sufrieron cambios en los pacientes cardíacos que volvieron a fumar.

El estudio apoya la teoría de que, al menos para algunas personas, fumar puede agravar el estrés crónico. “Los fumadores a menudo ven a los cigarrillos como una herramienta para manejar el estrés y los ex fumadores a veces vuelven a fumar con la idea de que eso los ayudará a soportar un evento angustiante en su vida”, dijo el investigador Peter Hajek.

Sin embargo, los estudios demostraron que los no fumadores tienden a reportar un menor estrés que los fumadores. La razón no está muy clara, pero podría significar que las personas más propensas al nerviosismo tienen más probabilidad de asumir el hábito.

Por otro lado, fumar puede generar estrés a largo plazo, incluso si las personas sienten que les proporciona un alivio temporario de situaciones difíciles.

El estudio, publicado en la revista “Addiction”, encontró que la mayoría de los 469 fumadores (el 85 por ciento) creían que el cigarrillo les permitía lidiar con el estrés en alguna medida. La mitad dijo que el hábito los ayudaba “mucho” a soportar los nervios. Pero un año más tarde, los participantes fueron nuevamente interrogados y el 41 por ciento no había vuelto a fumar.

En promedio, se encontró que los abstemios mostraban una reducción del 20 por ciento en sus niveles reportados de estrés, mientras que los pacientes que habían vuelto a fumar tenían pocos cambios en la percepción acerca de sus nervios.

La relación entre la abstinencia y el menor estrés se mantuvo cuando se consideraron factores como la edad y educación de los pacientes, la cantidad de cigarrillos que fumaban antes de dejar y cuán altos estaban sus niveles de estrés al comienzo del estudio.

 Los investigadores dijeron que los resultados apoyaban la idea de que la dependencia al cigarrillo es en sí misma una fuente crónica de estrés, ya que el cigarro alivia ese estado estresante y esta es probablemente la principal razón por la cual los fumadores creen que fumar los reconforta, agregó.

Una persona que fuma 20 cigarrillos por día, por ejemplo, esencialmente atraviesa 20 situaciones estresantes por día, cuando sus niveles de nicotina en el cuerpo caen. Una vez que la persona deja de fumar (y supera el período inicial de abstinencia), tendrá 20 momentos menos de estrés, explicó el experto.

Además indicó que su estudio sugiere que dejar de fumar puede no sólo beneficiar la salud física del fumador, sino también su bienestar mental.
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: