Dejar el biberón a los 15 meses

Una investigación reveló que el uso prolongado de los biberones provocan en los niños problemas de caries y obesidad en el futuro.

13/07/2010 2:32
AA

Los cuidados para el bebé desde que nace, por lo general son muy revisados y verificados por las madres, desde el cambio del pañal, hasta la correcta desinfección y esterilización constante de biberones y chupones.

Sin embargo, otra de las preocupaciones es cómo ayudar al niño a crecer, cómo saber cuando es hora de retirarles el biberón y enseñarlos a beber en otro tipo de contenedores.

Antes la tarea era más complicada, ahora, gracias a las recomendaciones de la Asociación Americana de Pediatría es más sencilla la retirada completa del biberón en niños sanos a los 15 meses, sin embargo, aún existen muchos médicos y todavía más padres y madres desconocen este consejo.

La recomendación se hace a esta edad debido a que el uso prolongado se asocia a caries, deficiencias de hierro, excesivo consumo de leche y obesidad. Asimismo, la institución recomienda que los menores de dos años no excedan las dos tazas de leche al día.

Por su parte, según datos de El Mundo, Pediatrics publicó recientemente una investigación que constata que una reducida intervención (cinco minutos) en la consulta es eficaz a la hora de que los más pequeños cambien el biberón por la taza a tiempo. La intervención se realiza a los nueve meses, “edad suficiente en la que se puede modificar el comportamiento de los más pequeños, con una mínima resistencia por su parte”, comentan los autores del ensayo, dirigidos por Jonathan Maguire, del St Michaels Hospital, de Torontó (Canadá).

El estudio, realizado en colaboración con expertos del también canadiense Hospital Para Niños Enfermos (SickKids), ha contado con la participaron de 251 niños y sus padres, que acudieron a consulta para el chequeo rutinario de los nueves meses, y que fueron divididos en dos grupos.

Mientras que en uno de ellos el pediatra mostró a los progenitores los riesgos asociados al uso excesivo del biberón, además de un breve protocolo para guiarles en la forma de retirarlo, el otro grupo no recibió este tipo de información. Si los padres que habían recibido los consejos no lograban que su hijo soltara el biberón tenían que volver cuando éste cumpliera 15 meses para repetir el protocolo.

En la intervención educativa, para una sencilla transición se aconseja: “Ofrecer la taza o el vaso en lugar del biberón en todas las comidas que se realicen entre horas. Empezar por ofrecer el vaso en lugar del biberón en cada nueva comida cada dos días hasta que abandone su uso. Usar siempre el vaso o la taza en la misma comida e intentar no sentarle en la silla donde ha estado tomando el biberón”

A estos consejos se añaden: “No quitarle el biberón de golpe, sino de forma gradual y con cariño. No dejar que se vaya a la cama ni con el biberón ni con la taza. No utilizar el biberón como método para calmarle y, finalmente, si necesita calmarse ofrecerle beber a pequeños sorbos del vaso o la taza”.

Los científicos realizaron un seguimiento a los menores hasta que cumplieron los dos años, momento en el que comprobaron sus niveles de hierro, así como el destete del biberón. También se preguntó por el consumo de leche. Los datos revelan que “pese a que los menores con deficiencias de hierro y exceso de consumo de leche fueron similares en ambos grupos, el programa educativo sirvió para que un 60% de los pequeños no prolongara el uso del biberón”, determinan los autores.

Para el director del ensayo, los resultados muestran “que es posible que los profesionales de la salud puedan influir positivamente en los padres para evitar que sus hijos desarrollen hábitos no saludables”. (Con información de El Mundo)


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: