Depresión y ansiedad cursan con fibromialgia

En más del 80% de los casos con esta enfermedad es posible hallar algún trastorno depresivo, explicó especialista.

13/05/2013 4:24
AA

 La fibromialgia es una enfermedad cuya principal sintomatología es la experimentación de un dolor crónico, es decir de larga duración, que se aprecia como ardor o comezón en cualquier parte del cuerpo, y mucha fatiga, la cual no cede aún descansando.

De acuerdo con los especialistas, la fibromialgia la padece entre el tres y el 4% de la población nacional, y afecta, en un 90%, a las mujeres ya que, aun cuando hay casos en varones, éstos son muy poco frecuentes.

Durante la conmemoración del Día Internacional de la Fibromialgia 2013 en el Instituto Nacional de Psiquiatría (INP) “Ramón de la Fuente Muñiz”, diversos especialistas abordaron el tema de la fibromialgia desde distintas perspectivas, no obstante, todos coincidieron en lo incapacitante que es la enfermedad, y en la necesidad de aplicar un tratamiento interdisciplinario que incluya, además del reumatólogo y el nutriólogo, un psicólogo que aplique terapia cognitivo conductual, así como un psiquiatra.

Las razones de esto son simples, ya que, de acuerdo con la doctora Daniela Mendieta Cabrera, del INP, los pacientes con fibromialgia se enfrentan a cuadros de depresión y ansiedad cuando cursan una enfermedad como la fibromialgia.

“La depresión llega a afectar hasta el 32% del funcionamiento de una persona que, además, padece fibromialgia, explicó la especialista, y refirió que no sólo se trata de depresión, sino que muchos pacientes también llegan a tener crisis de angustia a causa de la ansiedad y la preocupación que brotan cuando se debe enfrentar un dolor crónico que dura aproximadamente seis meses.

Aunque el reumatólogo es el que debe hacer el diagnóstico, es necesario que se eche mano de un equipo de especialistas, porque el paciente con fibromialgia se enfrenta a “inquietudes, impaciencia, fatiga, poca concentración, irritabilidad y mucha tensión”, señaló.

Aun cuando no es en absolutamente todos los casos, la especialista señaló que la comorbilidad de estas enfermedades emocionales con la fibromialgia es de más del 80%.

“El tratamiento se compone de analgésicos específicos, porque los convencionales no sirven para reducir el dolor de la fibromialgia, de ahí que el paciente se desespere y sienta mucha impaciencia, pero también incluye antidepresivos, denzodiazepinas y neuromoduladores”, explicó.

No obstante, la depresión y la ansiedad no sólo afectan al paciente, ya que también llegan a impactar a la familia.

“Un trastorno depresivo mayor llega a afectar a las familias hasta en un 63.3%, mientras que la angustia llega al 30%”, explicó.

Explicó que además de la sintomatología física, el paciente con fibromialgia manifiesta síntomas cognitivos como:

  • Tristeza
  • Irritabilidad
  • Ideas de culpa
  • Ideas de minusvalía
  • Indecisión
  • Ideas de muerte, suicidas e intentos de suicidio
  • Alteraciones de la memoria reciente
  • Ansiedad

“Y, por ende, disfunción en lo laboral, lo social y lo familiar”, señaló.

También explicó qué símbolos permiten detectar si en un paciente con fibromialgia existe un cuadro de depresión mayor:

  • Estado de ánimo deprimido
  • Apatía
  • Cambios en el peso y el apetito
  • Trastornos de sueño
  • Fatiga
  • Falta de valor (inutilidad)

Finalmente, señaló que es necesario tomar en cuenta diversos factores para tratar la fibromialgia sin fármacos, aplicando técnicas de “psicoeducación, programas de ejercicios personalizados, terapia cognitivo conductual, soporte psicosocial, relajación y fisioterapia”.


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: