Descubren aterosclerosis en momia egipcia

Un estudio con tomografías reveló que algunas momias del antiguo Egipto presentaban calcificación en las arterias.

17/05/2011 12:08
AA

Una investigación médica-histórica que incluyó el análisis por tomografía de 52 momias del antiguo Egipto reveló que una de ellas, la princesa egipcia Ahmose-Meryet-Amon, hija del último faraón de la dinastía 17 del antiguo Egipto, sufría de aterosclerosis al morir.

Al menos esto es lo que se ha revelado durante la Conferencia Internacional de Imagen Cardiovascular que se celebra en Ámsterdam.

La princesa murió a los 40 años de edad y mostraba aterosclerosis en dos de sus tres arterias coronarias principales, por lo que uno de los científicos, Gregory S.Thomas, de la Universidad de California en Irvine, se aventuró a afirmar que la princesa necesitaba, en aquel entonces, una operación de baipás. 

Enfermas en su mayoría

De las 52 momias analizadas, al menos 44 mostraron arterias durante el escaneo, y de ellas, la mitad mostraba calcificaciones en ellas, lo que hace suponer a los científicos que la aterosclerosis era una enfermedad común al menos entre aquellos habitantes de Egipto. 

Lo que más ha extrañado a los científicos es que se creía que la aterosclerosis era una enfermedad relacionada con las consecuencias de la vida moderna, además, tras analizar la dieta de los egipcios, se derivó que era saludable, ya que consistía de frutas y verduras frescas, además de trigo y cebada, y, encima, la carne que se comía era baja en grasas.

“Es sorprendente el impacto de la aterosclerosis que hemos encontrado (en esas momias); creíamos que era una enfermedad asociada al estilo de vida moderno, pero está claro que también existía hace 3.500 años  (…) Nuestros hallazgos sin duda cuestionan la percepción que se tiene de la aterosclerosis como una enfermedad moderna”, indicó el mismo Thomas.

Los científicos creen entonces que las constantes infecciones por parásitos pudieron ser un gatillo para la aterosclerosis, aunque también han considerado que el estilo de vida de la princesa pudo haber influido, ya que su dieta pudo cambiar por mayor consumo de carne y calorías contenidas en mantequillas y queso, además de que los antiguos solían conservar los alimentos en sal. (Con información de El País)

 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: