Descubren genes contra tumor ovárico

El tumor de células blandas es uno de los más dañinos y difíciles de tratar, se le ha relacionado también con los problemas de endometriosis.

09/09/2010 1:55
AA

Al cáncer de células claras en ovarios es el más dificil de tratar, dicen los especialistas que incluso no responden a la quimioterapia. Pero los expertos han descubierto un par de mutaciones genéticas que pueden ayudar a desactivar lostumores con ayuda de fármacos.

Al respecto dos equipos de investigadores independientes publicaron en la revista Science y New England Journal sugieren un mecanismo de cómo se origina el cáncer.

Los genes descubiertos afectan al carcinoma ovárico de células claras, el cual afecta alrededordel 12% de los casos de cáncer ovárico.

El hecho de que sea tan dificil de tratar se ha relacionado pro los expertos con los problemas de endometriosis.

En la revista Science, el doctor Bert Vogelstein y sus colegas de la Johns Hopkins University en Baltimore nombraron a los dos genes nuevos como ARID1A y PPP2R1A.

“Brindarían oportunidades para el desarrollo de nuevos biomarcadores y terapias que apunten a esos genes”, indicó en un comunicado Nickolas Papadopoulos, de la Johns Hopkins, quien trabajó en el estudio.

Vogelstein, Papadopoulos y otros miembros del equipo tienen acciones de Inostics, una compañía con sede en Hamburgo, Alemania, que está desarrollando pruebas para ayudar a diagnosticar el cáncer.

Por su parte, el doctor David Huntsman, de la Agencia del Cáncer de Columbia Británica publicó otro estudio en New England Journal of Medicine que se focalizó en el ARID1A.

El equipo de Huntsman halló que el ARID1A no sólo presentaba variaciones en el carcinoma ovárico de células claras sino además en un segundo tipo de tumor de ovario vinculado con la endometriosis.

“En general, el 46 por ciento de los pacientes con carcinoma ovárico de células claras y el 30 por ciento con carcinoma endometrial presentaban (…) mutaciones en el ARID1A”, señaló el equipo, que no halló la variación genética en ningún otro tipo de tumor de ovario.

Según Huntsman y sus colegas, se sospecha que el gen ARID1A también actúa en algunos casos de cáncer pulmonar y mamario.

La mutación habilita a que el ADN sea “leído” erróneamente y se active, señaló el equipo de la Johns Hopkins University.

“Tomados en conjunto, estos datos sugieren que el ARID1A es un gen supresor tumoral clásico”, expresó el equipo de Huntsman. Ese tipo de genes, cuando no presentan mutaciones, ayudan a detener a los tumores. Un ejemplo famoso es el BRCA1 en el cáncer de mama.

Cada año, alrededor de 230.000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de ovario en todo el mundo. La mayoría de los casos no se detectan antes de la expansión, debido a que causan síntomas vagos y casi el 70 por ciento de quienes presentan la enfermedad avanzada mueren en cinco años. (Con información de El Financiero)

 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: