Diabetes mal tratada, causa de impotencia

La enfermedad provoca que se desgaste la mielina, se lesione el nervio y este ya no conduce la misma información, explica especialista a SUMEDICO.

03/06/2011 8:36
AA

Generalmente los hombres rechazan acudir al médico cuando sufren de disfunción eréctil por los falsos tabúes que existen al respecto, pero esto sólo representa mayores riesgos para su vida sexual, en especial cuando existen complicaciones con una diabetes mal atendida, pues se puede registrar un cuadro de impotencia permanente.

En entrevista con SUMEDICO el doctor Jesús Torres Aguilar (*), jefe del Servicio de Urología del Hospital Juárez de México, explicó que este es un tema preocupante en materia de salud en nuestro país, porque uno de cada dos hombres de  más de cuarenta años tiene trastornos de la erección, del total de los casos  el 80 por ciento tiene un origen de alteración orgánica, y de estos el 30 por ciento es debido a la diabetes.

“Es decir, el daño que produce la diabetes en los nervios y arterias, va a provocar un problema de disfunción eréctil  de leve a moderado, pero la situación se agrava cuando  no se lleva un control adecuado de la diabetes; acorde a las estadísticas hay pacientes que registran de cinco a 10 años sin una debida atención de los niveles de glucosa en sangre; si se tiene una enfermedad agregada como hipertensión o insuficiencia renal el deterioro y la calidad de las erecciones es todavía peor, llegando a ser tan severo que es muy difícil que haya una erección”, enfatizó el especialista.

El también secretario general de la Sociedad Mexicana de Urología explicó el por qué la diabetes es tan determinante en casos de disfunción eréctil.

“Un ejemplo que le pongo a mis pacientes es que en el organismo el sistema eléctrico que mueve a nuestros nervios es similar al de los cables de luz que tienen cobre en el centro y están recubiertos de un pequeño hule, en nuestro cuerpo esta protección se llama mielina y sirve para que el nervio  no pierda energía y conduzca la información que le ha sido enviada desde el cerebro.

“Lo que la diabetes hace es desgastar la mielina, lesionar al nervio y este queda expuesto sin protección, entonces ya no conduce la misma cantidad de información, a esto se le llama  procesos de desmielinización y al no llegar la información al pene mismo pues este no recibe la orden del cerebro para que reaccione ante un estímulo erótico,  entre sangre a su tejido y tenga erección”.

Además, la diabetes daña de manera progresiva el endotelio (al recubrimiento de los vasos sanguíneos)  del tejido cavernoso  del pene, lo cual altera la generación de óxido nítrico sustancia responsable de la relajación del músculo liso cavernoso, por ende se deprimen las acciones que producen la vasodilatación y la erección.

La disfunción eréctil es la incapacidad persistente de lograr o mantener una erección suficiente para permitir una relación sexual satisfactoria. Al hablar de disfunción eréctil no nos referimos a la falta de apetito sexual, ni a la falta de placer u orgasmo en la relación.

Tampoco son sinónimos de disfunción eréctil la eyaculación demasiado rápida o retardada, ni curvaturas en el pene cuando está en erección. Se trata únicamente de un trastorno exclusivo de la rigidez del pene. La disfunción eréctil no se debe en ningún caso al exceso de actividad sexual o a masturbación en el pasado, y no existe ninguna relación con la esterilidad.

El doctor Torres Aguilar apuntó que si bien se registra un aumento en la cultura de los hombres para acudir al médico para tratarse la disfunción eréctil, como trastornos orgánicos como la diabetes, aun falta una mayor promoción para que cada año acudan a hacerse estudios, lo cual requiere eliminar los falsos tabúes sobre el tacto rectal que tiene una gran utilidad para salvar vidas al detectar tempranamente casos de cáncer, como en lo referente a su control de la diabetes, con una nutrición saludable y la realización de ejercicio, a fin de que gocen por más tiempo de una satisfactoria vida sexual.

(*)Dr. Jesús Torres Aguilar, médico egresado de la UNAM, con especialidad en Urología en el Hospital Juárez donde actualmente es jefe de área; secretario de la Sociedad Mexicana de Urología.
Contacto: 57-47-75-60, Av. IPN 5160, Col. Magdalena de las Salinas


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: