Dieta mediterránea, el balance nutricional

Combinación de carbohidratos, proteína con alto contenido de Omega, fibra, vitaminas y minerales, es el éxito de la comida mediterránea.

19/08/2011 8:53
AA

El que la dieta mediterránea sea buena para evitar enfermedades cardiovasculares, proveer de energía a todo el organismo y fortalezca al cerebro, no es un mito, todos los atributos señalados se deben a que este tipo de alimentación mantiene un equilibrio de los alimentos que requiere nuestro cuerpo.
 
Así lo afirmó en entrevista con SUMEDICO el doctor Francisco Huerta (*), presidente de la Asociación Mexicana de Gastroenterología.

“El nombre del juego es balance perfecto entre proteínas, carbohidratos, grasas, lípidos y micronutrientes (vitaminas y minerales), además que existe una muy baja ingesta de colesterol y triglicéridos”.
 
Explicó que se le llama dieta mediterránea porque es originaria y se acostumbra seguir en los países alrededor del Mediterráneo, sobre todo europeos, como es el sur de España y Francia, toda Italia, Grecia, donde su comida es a base de pescado, mucha fruta y verdura (en particular aceitunas), aceite de oliva y pastas cocidas.  El consumo de carnes rojas es muy bajo, por ello es que tiene un mínimo contenido de colesterol y triglicéridos.
 
Las bondades de este tipo de alimentación se evidenciaron de manera científica, subrayó el especialista, al realizarse estudios epidemiológicos a través de los cuales se detectó que en dichas regiones había muy pocos accidentes cardiovasculares, en especial infartos al miocardio, en comparación con el norte de Europa e Inglaterra y Estados Unidos.
 
“Descubrieron que la dieta era uno de los factores claves para mantener una salud de calidad, e incluso se hizo comparaciones con el norte de Francia y España donde los habitantes tienen los mismos genes y sin embargo es mayor la tasa de enfermedades, lo cual contrastó drásticamente con el sur de esos mismos países y con otros como Grecia donde fue muy marcado porque casi todos consumen una dieta mediterránea”, enfatizó.
 
El gastroenterólogo puntualizó en las características de cada uno de los alimentos que componen esta dieta y cómo se pueden usar en México:
 
Oliva.- De los aceites comestibles es el que menos grasas poli insaturadas tienen, esto favorece tener libre las arterias de colesterol. El secreto en la dieta mediterránea es que no se utiliza para freír, sino como aderezo.
Si se calienta, acotó el doctor Francisco Huerta, cambia su estructura química por lo cual pierde  muchas de sus propiedades, aun con esto sus atributos son superiores a los de otros aceites como el cártamo o girasol, en todo caso si se usa para guisar o freír debe utilizarse una sola ocasión, no recalentarse.
“Más que el tipo de aceite es el procedimiento para cocinar lo que hace que un aceite pueda convertirse en malo, si el oliva lo usan una o dos, tres veces, lo pueden convertir en un aceite muy malo, si se usa para cocinar o freír  se utiliza una vez y nada más,  hay que usar poco, sólo para que no se peguen las cosas a la sartén
 
Pescado.- Los mediterráneos gustan del pescado azul y el salmón, por su alto contenido en Omega 3 y 6, los cuales favorecen una buena salud de nuestro corazón, cerebro, sangre, y sistema óseo.
En México, enfatizó el gastroenterólogo, existen grandes litorales con diversas especies y cualquier pescado contiene dichos atributos, en mayor o menor medida; además existe una gran venta de salmón, que es un pez de aguas frías por lo cual no es tan alto su precio. El salmón se recomienda porque tiene un gran contenido de Omega 3 y 6. Lo más recomendable es comer tres días a la semana pescado, alternándolo con pollo, también con carnes rojas (res y cerdo) pero en menor medida, acaso una sola ocasión máximo dos semanalmente, a fin de evitar colesterol y triglicéridos.
 
Pastas.- Estas son la principal fuente de carbohidratos en la referida dieta, la diferencia en dichos países del Mediterráneo, incluidos los orientales, es la costumbre en el guisado, pues ellos sólo cocen  las pastas, no las fríen antes de guisar, destacó el doctor Francisco Huerta. Además, ellos la comen con verduras, hortalizas, pescado o mariscos como el camarón, en un solo plato reúnen todos los requerimientos alimenticios, no las acompañan con pan, quesos duros u otro ingrediente que les haga daño.
 
Frutas y Verduras.- Todos los mediterráneos, sin excepción, utilizan frutas y verduras, los cuales aportan vitaminas, minerales y antioxidantes, por lo que incluso se considera a la mediterránea como una dieta anti-envejecimiento, destacó el experto. En México contamos con una inmensa variedad de frutas, verduras, hortalizas, por lo que ponemos incluirlo a diario en las comidas y las colaciones, pero además en nuestro país también contamos con las aceitunas, las cuales contienen uno de los más poderosos antioxidantes, el hidroxitirosol, el cual frena el deterioro del envejecimiento de nuestro cerebro, por ende previene de trastornos como el Alzheimer; además son ricas en calcio, hierro y vitamina E.
 
(*) Dr. Francisco Huerta, con especialidad en endoscopia y motilidad digestiva. Presidente de la Asociación Mexicana de Gastroenterología,  E-mail: fhuertaiga@prodigy.net.mx


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: