Dietas bajas en sal ¿son benéficas?

Las únicas personas que tienen que preocuparse por disminuir la cantidad, son quienes padecen hipertensión.

23/05/2016 11:33
AA

La Organización Mundial de la Salud (OMS), ha recomendado  a la población disminuir la ingesta de sal en los alimentos para prevenir enfermedades cardiovasculares (ECV), accidentes cerebrovasculares y cardiopatías; sin embargo, un estudio revela que esto podría no ser benéfico.

Un grupo de investigadores del Instituto de Investigación de Salud de la Población de la Universidad de McMaster y ‘Hamilton Health Sciences’, en Canadá, indicaron que las dietas bajas en sal (menos de 3 gramos por día en comparación de los 5 gramos que recomienda la OMS), realmente aumentan el riesgo de ECV y muerte a diferencia con el consumo medio de sal, además de que las únicas personas que tienen que preocuparse por disminuir la cantidad, son quienes padecen hipertensión.

Tras analizar a más de 130,000 personas de 49 países con y sin hipertensión, los investigadores observaron que la ingesta baja se asocia con más ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muertes en comparación con la ingesta media, independientemente si se tenía o no la presión arterial alta.

“Estos hallazgos son muy importantes para las personas que sufren de presión arterial alta”, explicó el Dr. Andrew Mente, autor principal del estudio.

Añadió que aunque es importante reducir la ingesta en quienes sufren de presión arterial alta, no es compatible con la reducción de la ingesta de sal a niveles bajos.

“Nuestros hallazgos son importantes porque muestran que la reducción de sodio es la mejor meta para las personas con hipertensión que también consumen dietas con alto contenido de sodio”, detalla.

Asimismo, los resultados demuestran que si bien existe un límite por debajo del cual la ingesta de sodio puede ser insegura, el daño asociado con el alto consumo sólo afecta a quienes padecen hipertensión.

El Dr. Mente señala que lo que ahora se recomienda como una cantidad moderada de sal, realmente parece ser demasiado baja, lo que puede derivar en complicaciones diferentes a las cardiovasculares.

“La baja ingesta de sodio reduce ligeramente la presión arterial, en comparación con la ingesta medio, pero la baja ingesta de sodio también tiene otros efectos, como la elevación adversa de ciertas hormonas que pueden superar cualquier beneficio. La pregunta clave no es si la presión arterial baja con una ingesta de sal muy baja, sino si mejora la salud”, dice.

(Con información de Infosalus)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: