Dietas con “rebote” predisponen a diabetes

La doctora Ana B. Crujeiras, autora principal de esta investigación, insiste en priorizar análisis personalizados en terapias contra el sobrepeso

20/03/2014 3:57
AA

 Las dietas muy restrictivas, con las que se pierde peso rápidamente y se vuelve a ganar con la misma celeridad cuando se dejan, predisponen al paciente a la diabetes tipo 2,  demostraron especialistas del Instituto de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) del grupo dirigido, desde Santiago de Compostela, por el doctor Felipe F. Casanueva, en colaboración con el grupo de Pamplona encabezado por el doctor Alfredo Martínez.

 
Tras los resultados obtenidos, la doctora Ana B. Crujeiras, autora principal de este estudio, insiste en priorizar análisis personalizados en terapias contra el sobrepeso, especialmente en pacientes que se saben susceptibles de recuperar rápidamente kilos perdidos. 
 
La experta señala además la conveniencia de realizar una evaluación previa de los valores de irisina en pacientes obesos antes de someterlos a una dieta baja en calorías. “Gracias a este descubrimiento se demuestra que una comprobación previa de los niveles de esta hormona podría predecir una alteración futura en la glucosa corporal de los pacientes, lo que podría provocar que sufran, en un futuro, diabetes tipo 2 y, en definitiva, el éxito o fracaso de tratamientos antiobesidad”.
 
Para extraer estas conclusiones, el equipo estudió a un grupo de 136 pacientes obesos que siguieron una dieta hipocalórica de ocho semanas para bajar de peso y que, al finalizarla, trataron de mantenerse en el peso alcanzado. Entre cuatro y seis meses después de ese tratamiento, fueron reevaluados para ver si habían conseguido ese objetivo y evitado el “efecto rebote”, que suele producirse en algunos pacientes después de haber realizado restricciones alimenticias de este tipo.
 
“En las evaluaciones que se les realizaron se atendió, de forma especial, a los niveles de irisina, leptina y adiponectina, para determinar la diferencia entre las cantidades iniciales, al final de la dieta y después del período de seguimiento. Los resultados no dejaron lugar a dudas: de los 136 pacientes analizados, el 50% recuperó el peso perdido y, después de comprobar sus analíticas y observar altos niveles de irisina en sangre, fueron clasificados como resistentes a la insulina”, explicó la doctora Crujeiras.
 
El trabajo cuestiona las bondades absolutas atribuidas a la irisina en la lucha contra el sobrepeso y otras patologías asociadas como diabetes 2 o problemáticas cardiovasculares. Lo generado sobre esta hormona habla de su capacidad para “quemar grasa” convirtiendo la grasa blanca (‘mala’) en parda (‘buena’), para mejorar los estados de obesidad, la homeostasis de la glucosa y aumentar la esperanza de vida. Son necesarios, sin embargo, nuevos avances en esta línea para precisar sus propiedades saludables y el alcance de las mismas.
 
“Este hallazgo aporta nuevas evidencias sobre la necesidad de localizar biomarcadores que permitan evaluar la eficacia de alimentos funcionales; y la importancia de conjugar armónicamente nuestro ADN con nuestra alimentación de acuerdo con la genómica nutricional”, agregó la especialista. 
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: