Diez hábitos que te roban energía

En ocasiones tenemos actitudes que sin darnos cuenta, nos roban energía

02/02/2017 10:43
AA

¿Te has sentido cansado, estresado o desanimado sin razón aparente? Analiza tus hábitos, pues éstos pueden ser los culpables.

En ocasiones llegamos a hacer cosas o tenemos actitudes que sin darnos cuenta, nos roban nuestra energía tanto física como mental, desviándola hacia preocupaciones y estados negativos que nos hacen sentir mal.

Si últimamente has notado que no tienes la misma actitud de antes, tal vez estás haciendo algunas de las siguientes 10 cosas. ¡Toma nota!

Te quejas constantemente

Quejarte ocasionalmente es normal ya que así manifiestas una inconformidad; sin embargo, hacerlo todo el tiempo por cualquier motivo, daña tu salud emocional y provoca que percibas la vida de una forma totalmente pesimista.

Asimismo, te deja fatigado porque centras tu energía en cosas inútiles.

Dejas tareas pendientes

Aplazar constantemente las tareas, sólo provocará que sientas tensión, mal humor y cansancio.

Es más agotador recordar todo lo que se tiene que hacer que enfrentarse a la tarea en su momento y terminarla.

No tomar descansos

Aunque tengas muchas cosas que hacer, debes procurar tener un momento de descanso sin esperar a que estés totalmente fatigado.

Así como comer o vestirte son cosas imprescindibles de tu vida, el descanso también debe serlo.

No eres organizado

El desorden es uno de los principales ladrones de tu energía porque te hace perder tiempo buscando cosas, te causa incertidumbre y un caos en tu cerebro.

Procura hacer limpieza cada cierto tiempo en tu hogar, tu espacio de trabajo y los documentos que tengas almacenados en tu computadora. Verás que al ir acomodando cada cosa y eliminando otras, te sentirás mejor y con una actitud más positiva.

No aceptas los hechos

Aceptar no significa resignarse, sino que estás consciente de que ciertas cosas no están bajo tu control.

Negar la realidad, se convierte en un obstáculo que no te permite avanzar rápidamente y que sólo te desgasta.

Aferrarte a cosas o personas

Desprenderte de las cosas que ya no necesitas o de las personas que no aportan nada bueno a tu vida, te ayudará a no sufrir y a vivir plenamente.

De igual manera, evita aferrarte a aquellas personas que amas, porque sólo te convertirás en dependiente de ellos.

Preocuparte innecesariamente

Pensar en todas las situaciones que te pueden ocurrir, provoca estrés y ansiedad totalmente innecesarios.

Generalmente preocuparse ayuda a planear estrategias de acción para resolver un conflicto, pero cuando lo haces todo el tiempo, te bloqueas y las ideas permanecen en la mente sin nada que pueda eliminarlas.

No sabes decir “no”

No decir “no” en ocasiones, tiene como consecuencia que termines sobrecargándote de tareas que acaban con tu energía física y mental.

Muchos no se niegan por pena o por miedo al rechazo de los demás, pero debe hacerse para tener buena salud.

Guardas rencor

Almacenar rencores y odio, sólo aviva una llama en tu interior que poco a poco te va quemando y causando diversos daños.

Con el paso del tiempo, pueden sentir malestares físicos, enojo permanente e incluso algunas enfermedades. Es importante que aprendas a dejar ir y a perdonar.

Eres indeciso

Postergar la toma de decisiones termina robándote energía, además de que te provocará incertidumbre que a su vez te causará malestar.

No temas equivocarte al tomar una decisión. Recuerda que al final, todos los tropiezos son aprendizajes que nos ayudarán a crecer como persona.

(Con información de Rincón de la Psicología)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: